WASHINGTON (CNS) — Los obispos cubanos y el papa Francisco pidieron oraciones ya que un gran incendio ha causado al menos una muerte, más de 100 heridos, y ha dejado 17 bomberos desaparecidos en Cuba.

El incendio comenzó el 5 de agosto, cuando un rayo impactó un tanque en una instalación petrolera; desde entonces se ha extendido a lo largo de la ciudad portuaria de Matanzas. Miles de personas fueron evacuadas de la región cuando el fuego se extendió de un tanque a tres. Algunos temen que los vientos propaguen la contaminación a otras partes de la isla, incluyendo su capital, La Habana, que se encuentra a unas 60 millas de distancia.

"Oremos con confianza en Dios (sin angustia) y hagámoslo por los que, de una u otra forma, están sufriendo entre nosotros", escribió el obispo Emilio Aranguren Echeverría de Holguín, quien encabeza la conferencia de obispos cubanos, en una carta publicada el 6 de agosto.

"Es un momento en que, como pueblo de Dios . . . debemos poner en práctica las oraciones de intercesión".

El papa Francisco, en un telegrama enviado a los obispos cubanos a través del cardenal Pietro Parolin, secretario de estado del Vaticano, expresó que estaba siguiendo las noticias sobre el "desafortunado accidente".

"Que el Señor les dé fortaleza en este momento de dolor y sostenga las labores de extinción (de llamas) y (de) búsqueda y rescate", decía el telegrama.

El gobierno cubano dijo a través de Twitter el 8 de agosto que se estaba monitoreando la calidad del aire y pidió a los ciudadanos que usen máscaras al salir.

El gobernador de Matanzas, Mario Sabines Lorenzo, dijo en un video publicado en Twitter que el fuego inicial se propagó a un segundo tanque, que, como una antorcha olímpica, encendió un tercer tanque, que luego colapsó.

El fuego está produciendo mucho humo, manifestó, y la situación es compleja.

México y Venezuela intervinieron para ayudar a la nación isleña a combatir el incendio.

La Embajada de Estados Unidos en Cuba dijo en un tuit del 8 de agosto que estaba "monitoreando atentamente la situación en Matanzas y está lista en caso de que Cuba requiera asistencia humanitaria o técnica de Estados Unidos".