Servicio Católico de Noticias
El Obispo Auxiliar de Managua expresó sus diferencias con el Gobierno de Daniel Ortega, en su cuenta de Twitter.
Servicio Católico de Noticias
El Obispo Auxiliar de Managua expresó sus diferencias con el Gobierno de Daniel Ortega, en su cuenta de Twitter.

MANAGUA (ACI).- El Obispo Auxiliar de Managua, Mons. Silvio José Báez, exigió al Gobierno de Daniel Ortega liberar a los presos políticos y poner fin a la “cacería humana” desatada desde que comenzaron las protestas en Nicaragua en abril pasado.

“¡No más cacería humana de parte del Gobierno de Nicaragua contra ciudadanos opositores! ¡No más desapariciones y encarcelamientos ilegales! ¡Ni un nicaragüense más oculto, huyendo o exiliado! ¡Libertad inmediata para los presos políticos en Nicaragua!”, exigió en su cuenta de Twitter este sábado 11, día en que se realiza la “Marcha por nuestros presos políticos”, convocada en varias ciudades.

La prensa local indicó que de acuerdo a las organizaciones defensoras de derechos humanos, hay por lo menos 137 personas encarceladas desde que se iniciaron las protestas el 18 de abril contra el régimen del presidente Ortega y de su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo. La mayoría de los presos son jóvenes que participaron en las manifestaciones.

Las protestas comenzaron el 18 de abril contra la reforma del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS). Aunque días después Ortega derogó esta medida, las manifestaciones continuaron para exigir la salida del mandatario, que en 2016 fue elegido por un tercer periodo consecutivo en unas elecciones cuestionadas por la oposición.

Las protestas, extendidas a varias ciudades del país, fueron reprimidas por la policía y grupos paramilitares afines al Gobierno.

Según un reporte publicado el 2 de agosto por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), los muertos desde que empezaron las manifestaciones “ascendería a 317; de las cuales 21 personas serían policías”. Los menores de edad fallecidos “en el contexto de la crisis en Nicaragua ascendería a 23”.

Estas cifras fueron recogidas por el Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (MESENI), creado por la CIDH.

El MESENI también recogió los casos de detenciones arbitrarias y señaló que de acuerdo a la información recibida, estas personas “no son informadas de sus derechos al momento de la detención, ni de los cargos que se les imputan; no se exhiben órdenes judiciales, ni sus familiares reciben información sobre el lugar al que serán llevados”.

El reporte también denuncia los despedidos de médicos y personal de salud “en represalia por haber atendido o manifestado apoyo a las personas heridas en el marco de las protestas”.