Migrantes de Centroamérica y el Caribe caminan en una caravana cerca de Escuintla, México, el 29 de agosto de 2021. Se dirigían a la Ciudad de México para solicitar asilo y el estatus de refugiado. (Foto CNS/José Torres, Reuters).
Migrantes de Centroamérica y el Caribe caminan en una caravana cerca de Escuintla, México, el 29 de agosto de 2021. Se dirigían a la Ciudad de México para solicitar asilo y el estatus de refugiado. (Foto CNS/José Torres, Reuters).

CIUDAD DE MÉXICO (CNS) — Los líderes de la iglesia mexicana expresaron su solidaridad con una caravana de migrantes que fue interrumpida por las fuerzas de seguridad. Su reacción se produjo después de la indignación nacional por los videos que surgieron mostrando a un agente de inmigración pateando a un migrante en la cabeza.

Una parroquia local en el municipio de Huixtla, mientras tanto, proporcionó alimentos y ropa a unos 400 miembros de la caravana el 28 de agosto, el mismo día en que partió de una ciudad cerca de la frontera con Guatemala.  

"Nosotros también compartimos el dolor y la desesperación de tantos migrantes, que tratan de salvarse de la pobreza extrema y la violencia ante la incapacidad internacional de generar condiciones de vida dignas, especialmente en los países pobres, marginados y golpeados", tuiteó el obispo auxiliar de Monterrey, Alfonso Miranda Guardiola, secretario general de la Conferencia Episcopal Mexicana.

La caravana se formó en Tapachula, México, después de que los migrantes y solicitantes de asilo allí —incluyendo muchos de Haití— no pudieron obtener documentos para viajar a través de México hacia la frontera con Estados Unidos, dijo el padre Heyman Vázquez de la parroquia de San Francisco de Asís en Huixtla.

Muchos de los viajeros de la caravana habían estado varados en Tapachula durante meses o más, dijo, agregando que su parroquia —a 25 millas de Tapachula— ha estado apoyando a grupos más pequeños de 20 migrantes que pasan a diario.

"Se están desesperando estando en Tapachula porque no les dan ningún documento y además... no hay trabajo", dijo.

La caravana ha avanzado bajo un sol abrasador y una lluvia torrencial por una carretera del estado de Chiapas, pero ha sido recibida con fuerza por miembros de la guardia nacional mexicana con equipo antidisturbios.

Un documento publicado el 28 de agosto por una red mexicana de monitoreo de derechos humanos, que incluye varios albergues católicos para migrantes, dijo que muchos de los viajeros de la caravana tenían algún tipo de documento migratorio o estaban en proceso de solicitar asilo en México, pero se les impidió salir de Tapachula en los puestos de control migratorio.

Las caravanas de migrantes viajaron anteriormente a través del estado de Chiapas --más notablemente a finales de 2018-- pero las autoridades mexicanas han desmantelado tales movimientos masivos de personas en los últimos años. Guatemala también ha hecho lo mismo en su territorio.

La formación de una caravana se produjo cuando las autoridades fronterizas de Estados Unidos registraron cifras de detención de migrantes que no se veían en dos décadas. También se produjo mientras el gobierno de Biden busca frenar el flujo de migrantes que se mueven a través de México --y una vez más busca la ayuda de México.

En videos publicados por periodistas en las redes sociales, se puede ver a las fuerzas de seguridad mexicanas empujando y acorralando a los migrantes de la caravana. Un video que se tornó viral mostró a un funcionario de migración pateando a un migrante en la cabeza.

En un comunicado del 29 de agosto, el Instituto Nacional de Migración de México dijo que investigaría las acciones de sus agentes y dijo: "El instituto basa sus acciones apegándose al marco legal y con estricto respeto a los derechos humanos".

El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo el 29 de agosto: "Vamos a seguir conteniendo (a los migrantes), pero necesitamos encontrar soluciones profundas y estructurales", refiriéndose a los programas para el desarrollo de Centroamérica.

El padre Vázquez calificó de "contradictorio" el discurso y las acciones del gobierno hacia los migrantes, argumentando que el discurso del presidente "es muy amable con los migrantes, pero las instituciones, la migración, las autoridades, la policía federal y estatal e incluso la guardia nacional... abusan de los migrantes".

El 29 de agosto, el gobierno mexicano dio refugio a un tercer grupo de 86 personas que huían de Afganistán; la mayoría eran trabajadores de medios de comunicación del Wall Street Journal, según el Ministerio de Relaciones Exteriores. La política del gobierno de acoger a los afganos, mientras reprime a los migrantes en su frontera sur, suscitó dudas.

"No hay consistencia, nada sólido y ningún patrón de conducta en la política migratoria mexicana", dijo Javier Urbano, experto en migración de la Universidad Iberoamericana, dirigida por jesuitas, quien calificó la decisión de aceptar afganos como "circunstancial".