El Papa Francisco agradeció a la Pontificia Universidad Católica de Chile y a la Fundación para la Confianza por haber creado un centro cuyo objetivo es prevenir los abusos sexuales y reparar el daño provocado a las víctimas.

Se trata del Centro de Investigación del Abuso y la Adversidad Temprana “Cuida”. Su fin es trabajar en la prevención de abusos sexuales y reparación a las víctimas en tres áreas de investigación: el impacto de la adversidad temprana en la salud; contexto social e institucional del abuso en la niñez con foco en lo clerical, y prevención de la adversidad temprana. 

El Papa agradeció en un video mensaje esta iniciativa y dijo que Cuida “no es solamente un hacerse cargo de los diversos problemas de prevención de los abusos, sino también de investigación, de buscar políticas para salvar cada vez más a los menores de todo lo que sea abuso, de todo lo que sea manipulación, que de alguna manera destruye su corazón”. 

“Ustedes con todas las ciencias auxiliares que van a utilizar aquí, están apuntando al corazón de los niños. Cuida, linda sigla” porque “cuida el corazón de los niños con ternura”, agregó.

Además de las instituciones involucradas y las personas que idearon el proyecto, Francisco agradeció también al Administrador Apostólico de Santiago, Mons. Celestino Aós, por su “capacidad paternal para acoger y llevar adelante procedimientos de este tipo, de construcción de la Iglesia particular”. 

La ceremonia de lanzamiento de Cuida se realizó este miércoles en dependencias de la PUC y participaron los querellantes de Fernando Karadima y gestores de Fundación para la Confianza James Hamilton, José Andrés Murillo y Juan Carlos Cruz; el rector de la PUC, Ignacio Sánchez; la psicóloga y directora ejecutiva de Cuida, Pía Santelices; entre otros.

Con 10 años de experiencia en el tema, la académica de la PUC, Pía Santelices manifestó al diario El Mercurio que están “muy interesados en reparar una experiencia traumática que han tenido muchos niños y adolescentes relacionada con la Iglesia”. Hay un deber de la universidad de hacerse cargo y dar una respuesta”. 

A su turno, Hamilton explicó que Cuida surgió después “de ponerle luz a esta realidad que estaba sucediendo en el país y en el mundo entero".

Dada la gran cantidad de casos que llegan a la Fundación para la Confianza, el directorio ideó una instancia para abordar la reparación, prevención y para restablecer confianzas con la Iglesia, ya que "no se puede estar toda la vida en oposición, en un pie de desconfianza total, no se puede generalizar un mal".

De esta forma, Cuida avanza “hacia la reparación y prevención de abusos, tanto en el ámbito de los familiares o cercanos, donde se produce el 70 por ciento u 80 por ciento de los abusos, como en el de las instituciones y credos”, agregó.