El arzobispo de Monterrey y presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), Mons. Rogelio Cabrera López, pidió recientemente que “no permitamos que la indiferencia, la superficialidad, entre otras situaciones adversas, que domina al mundo de hoy, esclavicen a nuestra juventud”.

En un mensaje difundido el 16 de agosto, Mons. Cabrera López recordó que el 23 de agosto de este año se celebrará el Día de la Juventud Católica Mexicana, una fecha en que “la Iglesia de México reconoce el valor de los adolescentes y jóvenes quienes, con sus inquietudes, su fuerza dinamizadora, su espíritu de lucha y su protagonismo evangélico, nos invitan a renovar nuestro compromiso para seguir construyendo la civilización del amor”.

El arzobispo mexicano animó a los fieles a rezar, especialmente en la Santa Misa, para que "Dios nos muestre el camino que debemos seguir en el acompañamiento y orientación de nuestros adolescentes y jóvenes, en la realización de su vida”.

“Estemos cercanos a ellos para escucharlos, comprenderlos y orientarlos, no solo les señalemos sus errores, ayudémosles a aprender de ellos y salir adelante, como muchos de nosotros lo hicimos en nuestra juventud”, dijo.

“Y así como es importante acompañar a los jóvenes, no debemos olvidar que también los más pequeños nos necesitan”, añadió.