El padre Edwin Román celebró recientemente una misa por la familia del estudiante universitario Álvaro Gómez, asesinado hace tres años en manifestaciones contra el gobierno de Nicaragua.

Mientras tanto, la policía, paramilitares y algunos transeúntes se reunieron frente a la Parroquia San Miguel Arcángel en la ciudad de Masaya, algo que el sacerdote señaló en su homilía.

"Imagínense, afuera están los policías y paramilitares, son más ellos que nosotros, que vergüenza, aquí solo está una familia que está orando por un ser querido, unos invitados, unos medios y un sacerdote, no nos merecemos esos asedios, esa represión, esos encarcelamientos, esas muertes, que Dios escuché nuestras plegarías, enjugue las lágrimas que han perdido sus seres queridos", dijo el padre Román el 21 de abril, según el diario La Prensa.

Cuando terminó la misa, alguien afuera le tiró piedras a la Iglesia, dijo el padre Román. Un periodista, Noel Miranda de Artículo 66, también fue apedreado por un reportero de un medio oficialista.

El padre Román tuiteó más tarde: "La parroquia estaba rodeada por al menos 80 personas, entre policías y fanáticos".

Nicaragua marcó recientemente tres años de represión tras protestas que comenzaron en abril de 2018 por las reformas propuestas al instituto de seguro social, pero se convirtieron en un llamado a cambios radicales en el país centroamericano.

Los ataques contra la Iglesia Católica también continúan, e incluyen un incendio dentro de la catedral de Managua e intimidación por parte de la policía, la cual estaciona sus vehículos afuera de las parroquias durante la misa dominical.

"Saben que si permiten la mínima cantidad de desorden, todos protestarán porque a nadie le gusta este gobierno", dijo Mons. Carlos Avilés Cantón, vicario general arquidiocesano de Managua.

"Entonces, no van a ceder ni una pulgada a nadie".

La Iglesia Católica intentó dialogar y desde el principio propuso elecciones provisionales como solución. Pero las conversaciones fracasaron y algunos de los participantes acusaron al gobierno de mala fe.

La voluntad de la iglesia de acompañar a los manifestantes y brindarles atención espiritual y refugio en las parroquias durante los ataques policiales también provocó la ira del gobernante partido sandinista.

"El diálogo terminó porque el gobierno dijo que la iglesia era golpista y terrorista", manifestó Mons. Avilés, refiriéndose a un epíteto utilizado por la vicepresidenta Rosario Murillo, esposa del presidente Daniel Ortega.

Tres años después, las protestas son rápidamente reprimidas y la gente ni siquiera puede ondear una bandera nicaragüense en público, dijo Mons. Avilés.

También se difunden historias falsas sobre la iglesia. Las elecciones están programadas para noviembre, pero funcionarios de la iglesia advierten que el resultado ya se ha decidido.

"Ellos insisten (tienen que haber elecciones) incluso si son fraudulentas. Si no están dadas las condiciones— hay presos políticos, represión, no han habido manifestaciones— ¿cómo van a ir a elecciones?"

La crisis del COVID-19 ha golpeado fuertemente a Nicaragua. 

Se les ha dicho a las personas que actúen como si el virus no existiera.

Los médicos — muchos quienes fueron despedidos por atender a manifestantes en 2018 — no están preparados para atender a tantos pacientes con COVID-19 "y la gente ya no confía en el sistema de salud", dijo Mons. Dijo Avilés.

La iglesia en Nicaragua ha seguido manifestándose, aunque uno de sus líderes más vocales, el obispo auxiliar Silvio José Báez, se vio obligado a abandonar el país por su propia seguridad.

Su homilía dominical, en la parroquia de St. Agatha en Miami, se difunde ampliamente en Nicaragua y, a menudo, se opone a las prácticas políticas represivas del país.

En su homilía del 18 de abril, el obispo Báez oró por las víctimas de las protestas, los presos políticos y los exiliados.

"La justicia no es negociable y la impunidad es inaceptable a los ojos de Dios", dijo el obispo Báez.

"Dios está con los que sufren, con los pobres, con los excluidos, las víctimas. Dios no es parte de los sistemas políticos, criminales e injustos y no con los poderosos que oprimen a su pueblo", continuó.

"¿Estamos del lado de los que crucifican o de los que son crucificados? ...

La mejor expresión de nuestra fe en el Señor Resucitado no es olvidar a las víctimas y ponernos al servicio de los crucificados".