Foto cortesía Adelante Mujeres
El trabajo de Adelante Mujeres busca por medio de este programa, desarrollar nuevas y saludables relaciones.
Foto cortesía Adelante Mujeres
El trabajo de Adelante Mujeres busca por medio de este programa, desarrollar nuevas y saludables relaciones.
La organización Adelante Mujeres, una agencia sin fines de lucro que ofrece servicios a la mujeres Latinas y sus familias en Forest Grove, continúa teniendo gran impacto en la comunidad con su  programa ESPERE,  reduciendo comportamientos vengativos y violentos con métodos no-tradicionales.

El deseo de enseñar lesiones usando el castigo cuando nosotros mismos u otras personas han cometido un error es una herramienta muy utilizada, con la creencia de que eso ayudará a cambiar comportamientos inapropiados.

Existe una gran tendencia a enfocarse en los errores cometidos por las personas y no en las personas; a veces pensamos que si alguien ha cometido un error muy grande, merece un castigo grande y esto es común en la comunidad hispana.

Eso dificulta poder ver factores importantes que pueden estar relacionados con ciertos comportamientos y que pueden ayudar a crear un cambio de actitud duradero.

Cuando alguien comete errores grandes, esto puede ser una señal de que esta persona tiene necesidades emocionales grandes. Estas necesidades frecuentemente se dejan pasar por alto, y nos enfocamos en la severidad del castigo que debe ser aplicado.

 “Antes de desarmar a un país, hay que desarmar los corazones”, expresa Leonel Narváez Gómez, fundador de ESPERE. Para ayudar a las personas a cambiar comportamientos ofensivos, se necesita comenzar por el corazón, no por el deseo de castigo.

El deseo de usar la violencia como forma de resolver conflictos está relacionado con historias traumáticas que las personas han sufrido y estas conducen a repetirlas y vivir en círculos de violencia a los que nos acostumbramos, consciente o inconscientemente. Las personas a veces usan la violencia como una forma de aliviar el dolor que han sufrido al ser ofendidas.

Hay maneras de desarrollar habilidades para enfrentar los problemas con una actitud positiva y no entrar en un círculo de odio y violencia, aun después de haber sufrido horribles ofensas. Es aquí donde el programa ESPERE-Reducción de Violencia de Adelante Mujeres entra en juego.

Significado
ESPERE, cuyo acrónimo significa “Escuelas de Perdón y Reconciliación”, es un programa de entrenamiento que busca aumentar la concientización sobre las raíces de las experiencias negativas como una forma de detener y  prevenir la violencia. ESPERE fue originalmente fundado en Colombia, por la Fundación para la Reconciliación.

A través de varios años de experiencia trabajando con la comunidad latina, Adelante Mujeres ha observado una conexión entre los traumas causados por agresiones recibidas en el pasado y el uso de la violencia para solucionar problemas que enfrentamos diariamente.

Es difícil cambiar de actitud y fortalecerse sin antes entender las realidades que han formado parte de quienes somos. El entrenamiento de ESPERE ayuda a identificar las raíces del enojo y el resentimiento, y a adquirir herramientas emocionales para poder enfrentar de manera productiva situaciones ofensivas.

Con el proceso y la experiencia de este entrenamiento, sus participantes  aprenden a salir del círculo de violencia y a entrar en un círculo de entendimiento y compasión hacia sí mismos y hacia los demás.

“Esta clase me ayudó a examinar el sistema adversario del Sistema de Justica de los Estados Unidos; yo disfruté el aprendizaje sobre los casos de Justicia Restaurativa y deseo que haya una forma de adaptar este concepto a toda la comunidad. ESPERE puede ser una experiencia que cambia la vida de muchas personas”.

 “ESPERE es un entrenamiento sobre el perdón y la reconciliación a nivel personal, comunitario y social”.Este testimonio es de un participante del programa ESPERE.
A través del proceso de ESPERE, las personas pierden sus miedos y reconstruyen la confianza en otras personas para así desarrollar relaciones saludables consigo mismas y con la comunidad.

Este entrenamiento ayuda a entender que después de haber sido herido, la restauración de las relaciones perdidas no es siempre posible, pero la restauración de uno mismo (lo cual se necesita para futuras interacciones) puede siempre ocurrir.
Hay dos partes del entrenamiento de ESPERE: Perdón & Reconciliación y Justicia Restaurativa.

Adelante Mujeres ha estado implementando ESPERE con sus estudiantes durante tres años y también está entrenando a futuros entrenadores.

Entre las organizaciones que ya han comenzado a implementar ESPERE están la Clínica Virginia García y Oregón Child Development Coalition.  Adelante Mujeres estará ofreciendo su tercer entrenamiento para entrenadores en el otoño. Si quiere más información, puede enviar un correo a Leocadia Montero-Hainley o  Bridget Cooke al lmontero@adelantemujeres.org., o Bridget Cooke a: Bridgetcooke@adelantemujeres.org.