Diane Kinney, (derecha) reza junto a otras personas durante la misa oficiada por el arzobispo Alexander Sample en la Iglesia de San Aloysius, en Estacada, el 26 de septiembre. "Tenemos una iglesia muy unida. Si necesitas algo siempre encuentras a alguien para ayudarte", dijo Kinney, feligrés de San Aloysius durante 43 años, cuya vivienda estuvo a sólo ocho cuadras del incendio Riverside. (Katharine Kimball/Catholic Sentinel)
Diane Kinney, (derecha) reza junto a otras personas durante la misa oficiada por el arzobispo Alexander Sample en la Iglesia de San Aloysius, en Estacada, el 26 de septiembre. "Tenemos una iglesia muy unida. Si necesitas algo siempre encuentras a alguien para ayudarte", dijo Kinney, feligrés de San Aloysius durante 43 años, cuya vivienda estuvo a sólo ocho cuadras del incendio Riverside. (Katharine Kimball/Catholic Sentinel)

El arzobispo Alexander Sample visitó la comunidad de Estacada oriental y celebró la misa en la iglesia San Aloysius el 26 de septiembre, a tiempo que los residentes pudieron regresar a sus viviendas, tras más de dos semanas de evacuación debido al incendio Riverside.

"Ha sido un tiempo terrible para todos nosotros. He estado muy preocupado por ustedes y los mantengo en mis oraciones", dijo el arzobispo Sample a los feligreses.

"Lamento profundamente que tanta gente haya perdido sus viviendas en este incendio, al mismo tiempo doy gracias a Dios por no haber sido peor. Ni siquiera quiero pensar en lo que podría haber pasado si el fuego hubiera llegado a la ciudad”, dijo el arzobispo.

El Incendio Riverside, que los funcionarios confirmaron fue intencional, es decir causado por el hombre, ha quemado más de 138.000 acres y destruido 56 residencias.

Estuvo tan cerca como a media milla de Estacada y a poco más de ocho cuadras de la casa de Diane Kinney. Kinney, miembro de la Parroquia de San Aloysius durante 43 años, fue una de las miles evacuadas y afortunada al mismo tiempo, ya que su vivienda no se incendió.

Ella fue una de las muchas personas que levantaron la mano reconociendo que conocían a alguien que había perdido su hogar.

El incendio quemó cinco construcciones metálicas anexas a una vivienda que Kinney y su esposo construyeron y vendieron años atrás.

La casa y sus residentes actuales salieron ilesos. Kinney acreditó al sacerdote que bendijo la casa, además de un amigo musulmán visitante de Arabia Saudita que también ofreció una bendición años atrás. Kinney explicó que el fuego llegó hasta el patio y la terraza de la casa de su hijo.

 

“Estábamos viendo el humo desde lejos y sabíamos que se nos acercaba rápidamente", dijo otra feligresa, Bernadette Arnold de Eagle Creek.

 

“Fue devastador verlo venir hacia nosotros”, añadió.

 

En los últimos días, el humo se ha despejado y el incendio se ha contenido en un 37%. Se espera la contención completa a finales de octubre.

 

"Felizmente, estamos de regreso en nuestra casa y todo ha vuelto a la normalidad, pero aun tengo mi maleta empacada por si acaso”, dijo Arnold.

 

Los ojos de Bea Morales se inundaron de lágrimas al describir la evacuación de su vivienda con su esposo y su gato. Un vecino y amigo llamado Harvey vino a su casa para tratar de ayudarlos incluso cuando su propia casa ya estaba en llamas. Morales vive en Estacada desde 1983.

 

Gran parte de la homilía del arzobispo se centró en el bien más grande que sucede como resultado del sufrimiento.

 

"Dios permite el sufrimiento. Permite estas cruces en nuestras vidas siempre y sólo por una razón y es extraer un bien mayor de ellas", dijo.

 

El diácono Del DeSart se conmovió por los sentimientos de “dolor sincero…expresados por el arzobispo a toda la gente, no sólo la comunidad en Estacada, sino de todo Oregon, especialmente a las personas que perdieron sus hogares".

 

Este fin de semana, el arzobispo Sample visitará feligreses en la zona impactada por el Incendio Canyon Santiam.

 

Bernadette Arnold añadió: “Como directora de Liturgia en esta iglesia por tanto tiempo, la gente viene a mí y se siente como si el arzobispo no se preocupara por ellos porque es una pequeña comunidad. Les aseguré que, así sea una iglesia pequeña o una iglesia grande, él se preocupa por todos”.

El arzobispo Sample también compartió que maneja motocicleta y con frecuencia recorre una ruta a lo largo del río Clackamas. "Ese es uno de mis paseos favoritos a lo largo del río", dijo. "Esta zona es muy querida para mi”.

Bea Morales dijo estar agradecida por la visita y expresión de cercanía del arzobispo. También le gustó escuchar que el arzobispo monta motocicleta. "Le pedí que haga sonar la bocina de la moto cuando pase por Estacada”, dijo.