La diversión, el esparcimiento, el trabajo en equipo, el compañerismo, la oración, la alabanza y la enseñanza bíblica se conjugaron en un mismo espacio para ofrecer a los participantes conocer el amor y la grandeza de Dios, explicó Fabiola Arreola, coordinadora de educación religiosa. (Cortesía Virginia López)
La diversión, el esparcimiento, el trabajo en equipo, el compañerismo, la oración, la alabanza y la enseñanza bíblica se conjugaron en un mismo espacio para ofrecer a los participantes conocer el amor y la grandeza de Dios, explicó Fabiola Arreola, coordinadora de educación religiosa. (Cortesía Virginia López)

El campamento de estudio bíblico para niños de kínder a quinto grado “Estar más cerca de Jesús” se llevó a cabo en la parroquia la Ascensión, del 20 al 24 de junio.

 

Habían transcurrido más de diez años desde que la parroquia desarrolló el último campamento bíblico de verano para niños, dijo Ruth López, coordinadora del ministerio de Jóvenes en la Ascensión.

 

Con la guía y apoyo de los recursos ofrecidos por el currículo Monumental de VBS, la diversión, el esparcimiento, el trabajo en equipo, el compañerismo, la oración, la alabanza y la enseñanza bíblica se conjugaron en un mismo espacio para ofrecer a los participantes conocer el amor y la grandeza de Dios, explicó Fabiola Arreola, coordinadora de educación religiosa en la parroquia.

 

“El programa realmente es muy bueno y ofrece varios temas para desarrollar”, dijo Arreola. “Los niños se reunieron desde las 5:00 p.m. hasta las 8:30 p.m. y estaban tan contentos que querían seguir”, agregó.

 

Francis Fernández, feligresa y voluntaria del campamento expresó su alegría por la oportunidad de servir. “Nosotros ponemos la semilla y el Señor va nutriéndola para que siga creciendo”, dijo.

 

“La esencia del campamento era promover en los niños un encuentro con Dios y pienso que lo logramos totalmente. Es como un faro de esperanza para las familias”, agregó.

 

El campamento contó con el acompañamiento musical de Stella García, directora del coro parroquial. También se unieron sus dos hijos y los miembros del coro. 

 

El campamento fue también una oportunidad para promover el espíritu de la misión evangelizadora de la iglesia en los jóvenes, dijo el padre David Jaspers, párroco de la Ascensión.

 

El aporte y colaboración del grupo de jóvenes de la parroquia fue fundamental.

 

Diversión

 

Con variedad de actividades lúdicas y juegos al aire libre, tanto los niños participantes como los jóvenes y adultos voluntarios pudieron reír, entretenerse y disfrutar de un tiempo placentero, contó Virginia López, feligresa de la parroquia Santa Ana, en Gresham y coordinadora de la escuela de verano “Caminando con Jesús”.

 

“Fui invitada a colaborar y la experiencia fue de gran bendición”, dijo. “Ver la alegría de los niños es el mejor reconocimiento a nuestro esfuerzo”, agregó.

 

“Es motivo de orgullo y satisfacción apoyar a las familias y niños de nuestra comunidad hispana y ayudarles en el fortalecimiento de su fe”, dijo Virginia.

 

Socialización, amistad y actividad física

 

Durante las vacaciones de verano los niños generalmente interactúan con adultos y con frecuencia, les resulta difícil formar o mantener amistades con compañeritos de su edad.

 

Los beneficios de los campamentos de verano para los niños son incontables. Uno de los mayores beneficios es que pueden socializar y hacer nuevos amigos en un ambiente seguro.

 

Está comprobado que los niños no solo desarrollan importantes habilidades para la vida a través de la socialización, como compartir, establecer límites y resolver problemas, sino que también aprenden a desarrollar relaciones fuertes y saludables mediante la interacción con sus compañeros.

 

Aprendizaje Bíblico

 

El contenido curricular de Monumental VBS ofrece a los niños la oportunidad de explorar la inmensidad del poder de Dios y la profundidad de su amor, declara la organización en su sitio web.

 

¡Es un contenido muy completo y la idea es que, al explorar y descubrir las maravillas de Dios, los niños vayan desarrollando una fe sólida que los ayude a sostener firmes a medida que van creciendo!, manifestó Ruth López.

 

Fabiola Arreola explicó que el programa ofrece un tema diferente para cada día de la semana, pero al mismo tiempo refuerza los objetivos de aprendizaje bíblicos relevantes, expone un versículo y una historia de la Biblia de una forma sencilla y cautivante para los pequeños.  

 

A continuación, una breve descripción del estudio bíblico durante el campamento. El contenido del primer día se centró en que “Dios nos ama sin condiciones”, el versículo del Salmo 89:2 “Declararé que tu amor permanece firme para siempre, que has afirmado en el cielo tu fidelidad” y la historia de José en Génesis, capítulo 37.  

 

Para el segundo día: “Dios está contigo en todas partes”, el versículo de Josué 1:9 “Ya te lo he ordenado: ¡Sé fuerte y valiente! ¡No tengas miedo ni te desanimes! Porque el Señor tu Dios te acompañará donde quiera que vayas” y la historia de la Biblia José encarcelado (Génesis 39-40).

 

El tema para el tercer día: Dios está en control, el versículo del Salmo 147:5 “Grande es el Señor nuestro, y de mucho poder; su entendimiento es infinito”. La historia de la Biblia: José gobernador de Egipto (Génesis 41).

 

El cuarto día “Dios es más fuerte que todas las cosas”, el versículo clave de este día hace referencia a que nada puede separarnos del amor de Dios, en Romanos 8:38-39 “Pues estoy convencido de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los demonios, ni lo presente ni lo por venir, ni los poderes, ni lo alto ni lo profundo, ni cosa alguna en toda la creación, podrá apartarnos del amor que Dios nos ha manifestado en Cristo Jesús nuestro Señor”. La historia de la Biblia según San Lucas 23-24 sobre la muerte y resurrección de Jesús.

 

El quinto día concluyó con el mensaje de que Dios es sorprendente, reforzado con el versículo 5 del Salmo 66: “¡Vengan y vean las proezas de Dios, temible en hechos sobre los hijos de los hombres!” y la historia del Evangelio en Génesis 42-45 José vuelve a reunirse con su familia.

 

Para Jane Pérez Hernández, feligresa de la Ascensión, voluntaria y madre de dos niños participantes, el campamento evidenció el poder transformador de Jesús.

 

“Las dinámicas del programa, los recursos, las canciones, las actividades, y en general todo contribuyó a transmitir y afianzar el mensaje del amor de Dios. Esperamos que lo continúen haciendo”.

 

“Nuestros hijos necesitan conocer la grandeza del amor de Dios. Pienso que el mensaje llegó al corazón de los niños y les ayudará a transformar sus vidas”, dijo.

 

Semillero de discípulos de Jesús

 

El sacerdote David Jaspers, párroco de la Ascensión dijo que el campamento “es excelente para formar discípulos”. 

 

“Los niños participan como campistas.  Se convierten en consejeros junior en la escuela secundaria y consejeros en la preparatoria. Luego pueden ser líderes o entrar a formar parte del personal de la parroquia. Los padres también pueden participar”. 

 

El presbítero explicó que el campamento proporciona una estructura para el discipulado y el crecimiento.  “RICA visualiza que los catecúmenos participen en la misión de evangelización de la parroquia.

 

"El campamento también brinda a los jóvenes la oportunidad de evangelizar a otros jóvenes”.

 

También agregó que otra oportunidad que ofrece el campamento es enviar a los jóvenes en misión: después de dirigir el campamento en su parroquia de origen, la siguiente semana o mes podrían ir a una parroquia más pequeña en la diócesis o en otra diócesis incluso para dirigir el campamento allí. 

 

patriciam@ocp.org