El abogado John Herrera se dirige a algunas de las familias afectadas por el incendio Almeda en el Sur de Oregon, en charla informativa en la parroquia Sagrado Corazón, en Medford, el 27 de septiembre. Caridades Católicas ofrece asesoría legal en trámites y asuntos de inmigración para obtener duplicado de documentos y asistencia financiera a los feligreses. (Cortesía John Herrera/Caridades Católicas).
El abogado John Herrera se dirige a algunas de las familias afectadas por el incendio Almeda en el Sur de Oregon, en charla informativa en la parroquia Sagrado Corazón, en Medford, el 27 de septiembre. Caridades Católicas ofrece asesoría legal en trámites y asuntos de inmigración para obtener duplicado de documentos y asistencia financiera a los feligreses. (Cortesía John Herrera/Caridades Católicas).

La organización benéfica Caridades Católicas anunció que ya comenzó a ofrecer ayuda a las familias hispanas damnificadas por el incendio Almeda en el Sur de Oregon, desde su sede en Portland.

“Es posible que muchos de los damnificados residentes en Ashland, Talent, Phoenix y Medford impactados por el incendio el 8 de septiembre, hayan perdido documentos importantes de inmigración como la tarjeta Green Card, pasaportes u otros”, dijo el abogado John Herrera, director de Servicios Legales de Inmigración de la entidad.

El abogado destacó que la ayuda incluye asistencia en el procesamiento de solicitudes ante la oficina de Servicios de Inmigración y Naturalización para obtener la reposición de documentos al igual que la contribución financiera para el trámite.

La familia o individuo que desee contactar al abogado Herrera para este fin puede llamar al teléfono (503)688-2718 o escribirle a su correo electrónico jherrera@ccoregon.org

La iglesia del Sagrado Corazón ha venido apoyando consistentemente a algunas de las familias impactadas por el incendio que redujo a cenizas sus viviendas.

El sacerdote Ken Sampson, párroco del Sagrado Corazón manifestó que cerca de 150 familias de feligreses se cuentan entre los que perdieron su vivienda.

“Estamos trabajando en equipo con la colaboración de personal de la iglesia para ayudar a nuestra comunidad inmigrante”, manifestó Herrera. “Visitamos Medford recientemente para brindar información”, dijo, agregando que también participaron en una actividad de la cámara de comercio para proveer orientación a más personas.

“Nuestro equipo de Servicios Legales de Inmigración está sobre el terreno llevando a cabo clínicas legales, evaluando otras necesidades legales de los inmigrantes y ayudando con la solicitud de emisión de nuevos documentos”, informó Vanessa Briceño, directora del Centro Papa Francisco de Caridades Católicas al Catholic Sentinel.

“La emisión de duplicado de documentos puede llegar a costar hasta 700 dólares por documento y Caridades Católicas está brindando asistencia a las familias para cubrir ese gasto”, escribió Briceño.

El departamento de bienestar financiero de Caridades Católicas también otorgará subvenciones por emergencia a las personas o familias impactadas como consecuencia de la pandemia o de los incendios.

“Una persona que perdió el empleo o sus horas de trabajo se redujeron, o se enfermó de Covid y perdió su ingreso por esta razón, es elegible para recibir ayuda”, dijo Cynthia Molina, subdirectora de Emergencias y Navegación en Servicios del Programa Save First y Bienestar Financiero.

El servicio de la organización benéfica también provee clases gratuitas con talleres en línea a través de Zoom sobre educación financiera en temas de interés para la comunidad como por ejemplo cómo comprar un vehículo, establecer crédito o mejorar el puntaje crediticio, entre otros.

¿Cómo obtener ayuda?

Las familias que buscan obtener ayuda financiera de Caridades Católicas deben comunicarse con Cynthia Molina al teléfono (503) 688-2595 o al (503) 839-3510 y dejar un mensaje indicando nombre y apellido, número de teléfono y lugar de residencia impactado por el incendio Almeda.

También puede escribirle al correo electrónico: cmolina@savefirstfinancial.org.

“La respuesta se tramita en el orden en que se recibe. Debido al alto volumen de llamadas, la respuesta podría tardar entre tres o cuatro días”, manifestó Cynthia.

Patriciam@ocp.org