En la pantalla, el padre Ignacio Llorente, miembro de la sociedad de San Juan Bautista, sociedad apostólica dedicada a la Nueva Evangelización, párroco de la iglesia San Miguel Arcángel en Portland, y director del programa de Evangelización se dirige a la audiencia del Congreso San Juan Diego 2022, en Salem, el 7 de mayo de 2022. (El Centinela/Juan Pablo Navarro).
En la pantalla, el padre Ignacio Llorente, miembro de la sociedad de San Juan Bautista, sociedad apostólica dedicada a la Nueva Evangelización, párroco de la iglesia San Miguel Arcángel en Portland, y director del programa de Evangelización se dirige a la audiencia del Congreso San Juan Diego 2022, en Salem, el 7 de mayo de 2022. (El Centinela/Juan Pablo Navarro).
"

¡Es posible evangelizar! 

"La gente tiene hambre de Dios y si presentamos el evangelio de modo bello y relevante, la gente responde,

" Padre Ignacio Llorente, Programa de Evangelización San Juan Diego

Con la participación de 1200 adultos, 150 jóvenes y 300 niños, el Congreso familiar San Juan Diego 2022 presidido por el sacerdote Ignacio Llorente, se llevó a cabo en Salem el 7 y 8 de mayo, representando un hito en el caminar de la iglesia hispana católica en Oregon, tras dos años de interrupción debido a la pandemia de Covid-19.

El Congreso, realizado en Oregon State Fair & Expo Center, se convirtió en el acontecimiento más grande de familias católicas hispanas en el noroeste, quienes han asumido un papel significativo en su compromiso con la evangelización. 

El evento combinó oración, música, oradores inspiradores y culminó con la santa misa concelebrada por el arzobispo Alexander Sample y el padre Ignacio Llorente, miembro de la sociedad de San Juan Bautista, párroco de la iglesia San Miguel Arcángel, en Portland y director del programa de evangelización de San Juan Diego.

 

El padre Ignacio Llorente explicó que “el Congreso Familiar San Juan Diego es un fin de semana de oración, formación y fraternidad y cuyos objetivos son entre otros renovar el fervor en la fe a todos los miembros del programa, dar la posibilidad para que puedan invitar a sus amigos a un evento de fe, proveer herramientas para promover familias cristianas y luminosas y fortalecer los vínculos entre todos los miembros del programa y enviados a las parroquias”.

 

El presbítero dijo que los objetivos estaban orientados a fortalecer los propósitos de: Fervor-Invitación-Familia-Amistad.

 

El simposio contó con la participación del teólogo y autor José H. Prado Flores, más conocido como Pepe Prado, evangelizador católico con más de 30 años de experiencia, fundador de las Escuelas San Andrés, en México y Dexter Alejandro Reyes, subdirector Internacional de la escuela de la misma escuela.

 

El enfoque del encuentro se centró en las 7 señales milagrosas del Evangelio de San Juan que son testimonio de Cristo Resucitado.

 

Esas siete señales son la boda de Canaán en Juan 2:1-10, curación a larga distancia en Juan 4: 46-54, la curación del hombre paralítico de Betzatá en Juan 5: 1-18,  la multiplicación de los panes en el desierto en Juan 6,1-14, camina sobre el mar en Juan 6:16-21, ciego de nacimiento en Juan 9:1-41 y la resurrección de Lázaro en Juan 11:1-4.

 

La animación musical estuvo a cargo del cantautor católico Maxi Larghi, un artista argentino que dejó de lado su profesión de abogado para dedicar su vida a su vocación de componer y alabar a Dios. Maxi dijo estar impresionado por la fe de los fieles en Oregon. Le acompañó el coro de San Juan Diego dirigido por la hermana Joana, de la sociedad de María y Marcos Olivares.

 

Un momento emotivo se vivió en el Congreso cuando el padre Ignacio rindió un tributo por el sensible fallecimiento de Ina Magdalena Hecker, feligresa de la parroquia Santa María de Corvallis y servidora por muchos años en el programa de San Juan Diego y el ministerio hispano de la parroquia. Ina partió a la casa del Padre el 7 de abril de 2022.

 

El arzobispo Sample en la misa el domingo, reflexionó en el Evangelio de San Juan, 10:27-30 y enfocó su homilía en el amor de Dios. “Estamos aquí reunidos porque Cristo Resucitó de entre los muertos”, dijo al comenzar.

 

¡Jesús está vivo! El vive en el cielo y en la tierra. Vive en tu corazón, en la iglesia, vive en su Palabra y vive en la Eucaristía”. “Y esta es la buena noticia que debemos proclamar al mundo”, exclamó.

 

El arzobispo describió el misterio con cuatro palabras: creado, capturado, rescatado y respuesta. “Fuimos creados en el amor y para el amor”, continuó.

 

“Todo lo que Dios hizo fue bueno y somos la obra más grande de su creación”, señaló, “pero fuimos capturados por Satanás, el enemigo de Dios”. El arzobispo dijo que para ser rescatado solo se necesita creer en El e invitó a tener una relación viva con Jesucristo.

 

El fortalecimiento de la fe y su deseo de profundizar su relación con Cristo fue la principal motivación de Yadi Acevedo, feligresa de la parroquia Sagrado Corazón y quien viajó con su familia desde Medford, en el Sur de Oregon para asistir al congreso. "El alimento espiritual que recibimos nos ayuda para continuar en un momento de nuestra vida en que enfrentamos grandes desafíos", dijo. 

 

Zuleyma Acosta, feligresa de la parroquia Santa Ana, en Gresham, dijo sentirse "bendecida por estar aquí para vivir la experiencia del congreso familiar".

 

"Ya me convencí que sin Dios no puedo seguir en este caminar y el programa San Juan Diego me ha dado las herramientas y la luz para ayudarme" dijo. "Ahora siento que puedo enfrentar las tormentas de la mano de Dios y cada vez El me da a entender muchas cosas que antes no comprendía". agregó.

 

El padre Ignacio se mostró emocionado ante la concurrencia masiva de fieles luego de enfrentar el desafío de retomar las reuniones presenciales después de dos años de ausencia.

 

“Pienso que la oración y la invitación personal de los miembros del programa fueron un factor determinante para la abundante participación”. El presbítero manifestó que la presencia de Prado Flores también fue motivante.

 

“¡Es posible evangelizar!”, dijo el padre Ignacio. “La gente tiene hambre de Dios y si presentamos el evangelio de modo bello y relevante, la gente responde”, afirmó e invitó a los sacerdotes y feligreses que aún no participan del programa de San Juan Diego a unirse a éste.

 

patriciam@ocp.org