“Una de las cualidades que se destacan de Rick es su habilidad de pensar de manera sistémica guiado por su corazón y alma de consejero”, dijo Sharon Meieran, comisionada del condado Multnomah
“Una de las cualidades que se destacan de Rick es su habilidad de pensar de manera sistémica guiado por su corazón y alma de consejero”, dijo Sharon Meieran, comisionada del condado Multnomah

“Tú eres el motor de la iglesia que organiza el amor”

 

El Papa Francisco compartió esta metáfora en el 2014 como parte de un discurso grabado para el personal de las casi 170 agencias de Caridades Católicas en los Estados Unidos. El diácono Richard Birkel, PhD., que recientemente había sido nombrado director ejecutivo de Catholic Charities of Oregon, se conmovió con esas palabras y durante siete años ha intentando hacerles honor.

 

“El amor fluye a través de nuestro trabajo y para organizarlo y llevarlo eficazmente a las personas vulnerables, se necesita personal competente y recursos”, dijo el diácono Birkel.

 “Sin embargo, saber qué programas son más importantes y a quién servir, va más allá del conocimiento humano, en mi opinión. Debes estar profundamente conectado con el Espíritu Santo”.



 Este doble enfoque — en las operaciones hábiles y el Espíritu Santo — probablemente estará en el corazón del legado del diácono Birkel en Catholic Charities. El diácono permanente de 71 años anunció que se retirará en junio de 2022. Se espera que la búsqueda nacional de un nuevo director ejecutivo comience en julio y el diácono Birkel supervisará el cambio de liderazgo.



“Somos muy fuertes en este momento”, dijo el diácono Birkel en reciente entrevista sobre variados temas con Catholic Sentinel. “Contamos con un apoyo estupendo del arzobispo, excelente personal experimentado y miembros de la junta. Será difícil para mí personalmente dejar el trabajo, pero creo que es un gran momento para que suceda”.



‘Soluciones duraderas’



El arzobispo Alexander Sample señaló que, en los últimos siete años, más individuos y familias se han visto afectados por la falta de vivienda, la política y los desastres naturales que en la historia reciente.



“A lo largo de este tiempo, el diácono Birkel y Catholic Charities identificaron rápidamente estas nuevas y crecientes poblaciones y se han enfocado en soluciones más duraderas”, dijo el arzobispo.



“Bajo el liderazgo del diácono Birkel, Catholic Charities of Oregon ha continuado asociándose con los más vulnerables, independientemente de su fe, para llevar alivio, amor y esperanza a la vida de las personas”.



El arzobispo agregó que el papel de la agencia es “compartir el rostro de Cristo con los necesitados en el oeste de Oregon”.



“Realmente me identifico con esto”, dijo, señalando que su lema episcopal es “Vultum Christi contemplari” o “Contemplar el rostro de Cristo”.



Durante la dirección del diácono Birkel la organización sin fines de lucro — agencia oficial de beneficencia de la Iglesia Católica en el estado — ha crecido para servir a aproximadamente a 20.000 oregonianos cada año, mientras que sus ingresos anuales aumentaron de $11.4 millones hace una década a aproximadamente $27 millones hoy. Se ha convertido en una de las organizaciones sin ánimo de lucro más respetadas de Oregon.



Steve Moore, director ejecutivo de la agencia benéfica M.J. Murdock Charitable Trust, durante años ha ayudado a Catholic Charities en el objetivo de expandir sus servicios. “Catholic Charities con el liderazgo de Rick ha buscado crecer de forma intencional, anteponiendo siempre las necesidades de la comunidad”, dijo.

 

Entre los programas lanzados por el diácono Birkel se encuentran la Iniciativa de Vivienda Saludable, con el objetivo de reducir la escasez crónica de vivienda en Portland en un 20% en cinco años; una comunidad de pequeñas casas para mujeres sin hogar; el Centro para la Defensa de la Remoción, una respuesta a las políticas de la era Trump que separaron a las familias; un esfuerzo de ayuda por desastres a largo plazo en el sur de Oregon a raíz de incendios; y una serie de proyectos de vivienda asequible y programas de acceso a alimentos.



El diácono Birkel también apoyo y promovió El Programa Hispano Católico, ayudándolo a transformarse de un programa de la agencia a una organización sin animo de lucro independiente.



Diversidad e integridad

 

Poco después de la llegada del diácono Birkel a Oregon para dirigir Catholic Charities, reconoció la diversidad de la comunidad católica —aproximadamente el 50% de los católicos en el estado son hispanos — y que la mayoría de los clientes eran personas pertenecientes a diferentes grupos étnicos. No obstante, la junta directiva de la agencia carecía de tal diversidad. 

 

Se puso a trabajar haciendo cambios. “Se trataba de abrir puertas y mirar las barreras que existían”, dijo.

 

Ahora, la junta está integrada por 56% de personas representantes de grupos étnicos y más de la mitad son mujeres. De los 110 miembros que integran el personal de la organización, el 40% se identifica como negro, indígena o perteneciente a un grupo étnico.

 

El diácono Birkel cree en la sensación de integridad que proviene de la inclusión. “A veces como católicos estadounidenses olvidamos que somos un pedazo tan pequeño de la iglesia mundial”, dijo. “La iglesia universal es diversa y cuando añadimos diversidad, añadimos riqueza e integridad”.



Colaborador entusiasta

 

La carrera de 45 años del diácono Birkel abarca roles en servicios humanos, administración de entidades sin animo de lucro, investigación y educación. Tiene un doctorado en psicología y maestría en administración pública de la Universidad de Virginia.

 Mientras que el diácono Birkel pasó muchos años en organizaciones seculares, dijo que ha sido un regalo poder integrar plenamente su fe y trabajo.



 “Es todo el paquete, una forma holística de vivir mi ministerio y mi trabajo y es poderoso”, dijo.



 Moore, de M.J. Murdock, elogió al diácono por su fe y humildad. “Siempre está tratando de servir y aprender más”, dijo.



Moore agregó que el diácono no considera que Catholic Charities funcione como una entidad aislada “sino como parte de un ecosistema más grande que intenta servir a la comunidad”.

Catholic Charities of Oregon trabaja habitualmente con agencias locales y federales, entidades de gobierno de la ciudad y parroquias. Recientemente hizo alianza con parroquias locales para distribuir cajas de alimentos a personas necesitadas durante la pandemia.



Un aliado permanente es el condado de Multnomah y Sharon Meieran, comisionada del condado, recuerda vívidamente haber conocido al diácono Birkel en 2017.



“Inmediatamente vi en él a una persona muy reflexiva”, dijo Meieran, una médica que ha trabajado para abordar la falta de vivienda y las barreras en la atención médica. “Una de las cualidades que se destacan de Rick es su habilidad de pensar de manera sistémica guiado por su corazón y alma de consejero”.  





“La sociedad cambia y nunca podemos convertirnos en una organización que sólo sirva a esta persona o a aquella", dijo el diácono Birkel. "Tenemos que estar constantemente escuchando y en contacto con la gente en los márgenes, porque es allí donde Dios nos está llamando”.

 

La sabiduría detrás del trabajo

 

El diácono Birkel, exhibiendo la mente contemplativa que Meieran describió, compartió algunas de las perspectivas que han fundamentado su liderazgo.

Catholic Charities debe diseñarse “para enfocarse siempre en las personas más vulnerables de nuestra comunidad, y es la razón por la que los programas necesariamente cambian con los años”, dijo.

 

“La sociedad cambia, y nunca podemos convertirnos en una organización que sólo sirva a esta persona o a aquella. Tenemos que estar constantemente escuchando y estar en contacto con la gente en los márgenes, porque es allí donde Dios nos está llamando”. Dijo que la agencia también necesita “centrarse en el encuentro”.

 

“Eso comienza con nosotros reconociendo nuestras propias heridas. No estamos buscando personal que es perfecto; con frecuencia quienes han experimentado sufrimiento y reconocen sus propias heridas son los mejores curanderos”.

 

El diácono Birkel ha sido testigo de cómo el trabajo de Catholic Charities despierta resiliencia en las personas.

 

“La resiliencia es real y está incrustada en nuestra especie”, dijo. “Pero la forma en que funciona es que necesitamos la afirmación de otra persona para desencadenar esa resiliencia. Cuando alguien nos reconoce, nos abraza o se encuentra con nosotros, eso alimenta nuestra resiliencia y nuestra capacidad de crecer y superar”.

 

El diácono también reconoce la necesidad de capacidad y recursos.

 

“No somos la organización sin fines de lucro más grande de la región, pero somos robustos”, dijo. “Somos más grandes y capaces que una década atrás, y eso nos permite aumentar o reducir para responder al sufrimiento”. Eso resultó especialmente útil cuando la pandemia y luego los incendios llegaron a Oregon.

 

“Los desastres tienen una manera de buscar a los más vulnerables y hacer el mayor daño a esas personas”, dijo el diácono Birkel, quien supervisó una variedad de respuestas a ambas crisis. Contrató a la primera directora de servicios de desastres de la organización sin fines de lucro e incrementó el programa de acceso y entrega de alimentos. Caridades Católicas distribuyó más de $5 millones el año pasado para familias e individuos enfrentando dificultades.



Innovar para combatir la carencia de vivienda



Mucho antes de los recientes desastres, Oregon se enfrentó a algunas de las tasas más altas de personas carentes de hogar en el país. El diácono Birkel ha ayudado a Catholic Charities a abordar creativamente el desafío con la enseñanza social católica como guía.

 

“En el corazón de esta enseñanza está la subsidiaridad, la idea de que las comunidades locales tienen la responsabilidad de atender las necesidades locales”, dijo. Así, por ejemplo, cuando los residentes del vecindario Kenton de Portland querían ayudar a las personas sin hogar que viven en sus calles, Catholic Charities se involucró para apoyar el esfuerzo.

 

El resultado fue Kenton Women's Village, una comunidad de hogares diminutos con servicio integral para mujeres sin hogar. Desde su creación en 2016, 41 mujeres han encontrado allí viviendas permanentes.

 

La ciudad de Portland está en proceso de cambiar sus reglas para albergues y campamentos de personas sin hogar para facilitar la construcción de hogares permanentes en los vecindarios. Kenton es visto como un modelo en este esfuerzo.



'Crecer y prosperar en los años por venir'

En los 14 meses previos a su retiro, el diácono Birkel trabajará para mantener a la organización funcionando sin problemas, ofrecerá aportes sobre la contratación de su sucesor y ayudará en la transición del nuevo director.

 

Originalmente había planeado retirarse a los 70 años, pero luego llegó el 2020. “Quedó claro que no era un buen momento”, dijo.

 

El año pasado el diácono y su esposa por 46 años, Kathy, contrajeron COVID-19 y tuvieron síntomas graves durante 10 días. Esta experiencia ofreció al diácono Birkel un nuevo sentido de urgencia sobre la jubilación y compartir tiempo con la familia. Planea pasar los primeros dos años viajando para ver a sus tres hijas y cinco nietos.

 

Kathy Swift, presidenta de la mesa directiva de Caridades Católicas y miembro de la Parroquia de San Ignacio en Portland, está ayudando a liderar la búsqueda del próximo director ejecutivo.

 

Swift dijo que el diácono Birkel será extrañado profundamente por el personal y reconoció que como en todo cambio, siempre hay un poquito de temor, sin embargo, ella cree que Catholic Charities está manejando la transición cuidadosamente.

 

“Eso es realmente una reflexión sobre Rick y su liderazgo”, dijo. “Parte de su legado en la organización es que estamos bien equipados para seguir creciendo y prosperando en los años por venir”.

 

katies@catholicsentinel.org

 

Traducido por Patricia Montana/El Centinela