Foto Servicio Católico de Noticias
La niña Brenda Alexandra Marcos de tres años en un albergue en Nogales, México.
Foto Servicio Católico de Noticias
La niña Brenda Alexandra Marcos de tres años en un albergue en Nogales, México.

El tema de estos días es la llegada masiva de niños a la frontera. Llegan solos y sin una guía, para ser detenidos en los centros de inmigrantes y luego enfrentar la deportación, como si fueran adultos.

En los artículos de todos los medios de comunicación, vemos que la mayoría de los inmigrantes ilegales que llegan a Estados Unidos desde Centroamérica lo hacen sobre un tren, el cual los lleva desde el sur de México hasta las ciudades mexicanas a lo largo de la frontera sur de Estados Unidos. Un día cualquiera, se pueden ver cientos de hombres, mujeres y niños apiñados sobre el techo de este tren.

Se sabe que este tren parte cada dos o tres días desde la ciudad de Arriaga, en el estado de Chiapas. Se trata de un peligroso viaje y muchos inmigrantes mueren intentando subir al tren en marcha. Aquellos que son capaces de subirse al tren se convierten en las víctimas de traficantes de drogas, que se suben para secuestrar, extorsionar, o atracar a los inmigrantes que viajan a merced de las condiciones que se presentan en esta travesía, que los lleva en busca de un sueño por un futuro mejor para sus familias.

Pero a pesar de que esto es algo por todos conocido, los gobiernos de los dos países a lado y lado de la frontera miran el tema migratorio desde una agenda política y los niños siguen en medio de esta realidad. Son niños que viajan sin sus padres, que se han visto sometidos a una realidad que es de los adultos pero que deja a un lado su inocencia. Y llegan a este país, indocumentados e inmediatamente son tratados como tal. Sin considerar un segundo la realidad que los ha obligado a dejar a sus padres, sus familias y su país de origen. En la foto esta pequeña tras las rejas, nos muestra una realidad, que quizás ella misma desconoce, pero que tiene que enfrentar porque es víctima de la pobreza en su país y la falta de un sistema migratorio en el destino al que ha llegado.