Edith Molina, directora ejecutiva del Programa Hispano Católico en alianza con organizaciones defensoras de los derechos de los hispanos en Oregon, solicitan a las autoridades estatales y locales y a los propietarios de negocios que tomen medidas inmediatas para garantizar la seguridad y protección de la salud de los trabajadores esenciales y sus familias. (Cortesía Edith Molina)
Edith Molina, directora ejecutiva del Programa Hispano Católico en alianza con organizaciones defensoras de los derechos de los hispanos en Oregon, solicitan a las autoridades estatales y locales y a los propietarios de negocios que tomen medidas inmediatas para garantizar la seguridad y protección de la salud de los trabajadores esenciales y sus familias. (Cortesía Edith Molina)
"

“Nuestra comunidad ha estado sufriendo mucho antes de COVID-19. Lo que ha hecho esta pandemia es dejar al descubierto nuestro dolor. Le debemos a nuestra comunidad de trabajadores agrícolas migrantes el exigir la responsabilidad de las autoridades estatales y locales, así como la de los empleadores cuya indiferencia va mucho más allá de cualquier esfuerzo por dar prioridad a los derechos humanos básicos”,

 

" Ricardo Luján-Valerio, Latino Network

Las cifras del impacto de la pandemia en la salud de los hispanos indica la necesidad urgente de abordar las disparidades en la salud pública.

Un análisis del New York Times, publicado en julio 5, con datos recopilados del Centro de Prevención y Control de Enfermedades encontró que los hispanos han sido infectados por Covid-19 en una proporción tres veces más alta que el porcentaje de blancos en los Estados Unidos.

Los hispanos y los afroamericanos también tienen el doble de probabilidades de morir por infección por coronavirus que los blancos en todo el país, según los datos de CDC, que fueron puestos a disposición del Times después que el periódico exigiera al gobierno federal liberar la información.

El informe del periódico se basa en un estudio de características detallado de 640.000 infecciones detectadas en aproximadamente mil condados estadounidenses.

El Times encontró que el número de casos de coronavirus entre hispanos en los Estados Unidos es de 73 por cada 10 mil personas. Entre los afroamericanos, la tasa de infección es de 62 por cada 10 mil personas, pero la tasa de infección entre los blancos en los Estados Unidos es mucho menor, con 23 casos de Covid-19 por cada 10 mil personas.

Las cifras en Oregon indican que el 38.2% de los contagiados por el virus son hispanos, registrando una tasa de 120 casos de contagio por cada 10 mil personas, de acuerdo con las estadísticas publicadas por la Autoridad de Salud en el estado el 29 de julio del 2020.

“Los brotes de infecciones por COVID-19 en granjas de la zona y plantas de procesamiento de alimentos son alarmantes y preocupantes. La pandemia de coronavirus ha sacado a la luz la realidad que nuestra comunidad ha estado viviendo históricamente bajo las sombras; décadas de condiciones de vida y de trabajo deplorables que los trabajadores agrícolas de temporada y migrantes han tenido que soportar”, manifestaron organizaciones defensoras en comunicado emitido por el Programa Hispano.

Edith Molina, directora ejecutiva del Programa Hispano, manifestó a El Centinela que “desde el inicio de la pandemia, el Programa se registró en el Condado de Multnomah para brindar ayuda de todo tipo a nuestra comunidad”.

“Consistentemente, tanto el Programa Hispano, como en alianza con otras organizaciones defensoras de los derechos de los trabajadores inmigrantes, hemos estado abogando ante la gobernadora Brown para que se garanticen los derechos y la protección de los trabajadores”, agregó Edith.

Las organizaciones defensoras de los derechos de los hispanos brindan un apoyo crucial a las familias, ofreciendo todo tipo de ayuda desde cubrir sus necesidades básicas como alimentos, ayuda con el pago de servicios públicos hasta asesoría legal y apoyo psicológico, entre otras.

“Nuestra comunidad ha estado sufriendo mucho antes de COVID-19. Lo que ha hecho esta pandemia es dejar al descubierto nuestro dolor. 

Le debemos a nuestra comunidad de trabajadores agrícolas migrantes el exigir la responsabilidad de las autoridades estatales y locales, así como la de los empleadores cuya indiferencia va mucho más allá de cualquier esfuerzo por dar prioridad a los derechos humanos básicos”, dijo Ricardo Lujan-Valerio, director de Defensa de Latino Network.

Hoy en día, los trabajadores agrícolas esenciales y sus pequeños hijos viven hacinados en reducidos albergues sin ventilación, carentes de baños adecuados con agua potable, desinfectantes o estaciones de saneamiento.

En nuestra condición de organizaciones líderes que abogamos por los derechos de los hispanos en el estado, Oregon Latino Health Coalition (OLHC) junto con El Programa Hispano Católico, Latino Network, Familias en Acción y Centro Cultural del Condado de Washington, pedimos a las autoridades estatales y locales, y a los propietarios de negocios agrícolas, como Townsend Farms, que tomen medidas inmediatas para garantizar la seguridad y protección de la salud de los trabajadores esenciales y sus familias.

“Los trabajadores agrícolas migrantes y de temporada son parte vital de la cadena de suministro de alimentos de Oregon. En el condado de Washington, más del 52% de los casos positivos de COVID-19 corresponden a hispanos y, como ya sabemos, ellos constituyen la mayoría de la población de trabajadores agrícolas. Los datos muestran claramente que la pandemia está afectando en una forma desmedida a nuestra comunidad y pedimos que las entidades gubernamentales inviertan en proteger a los trabajadores y familias que mantienen nuestra economía en marcha”, dijo María Caballero Rubio, directora ejecutiva del Centro Cultural.

“A pesar del alto riesgo de infección y falta de recursos, los trabajadores agrícolas migrantes de temporada han llegado y seguirán llegando para desempeñar un papel esencial en la producción, procesamiento y empaque de alimentos de nuestro estado”.

“Desde la perspectiva de salud pública en todo el estado, la comunidad de trabajadores agrícolas ya enfrenta desigualdades exageradas en el campo de la salud".

“Las malas condiciones de trabajo de los trabajadores agrícolas han dado lugar a altas tasas de asma y cáncer”, dijo Olivia Quiroz, directora Ejecutiva de la Oregon Latino Health Coalition (OLHC).

“Es responsabilidad de las autoridades de salud pública educar a la comunidad, para que ellos puedan protegerse a sí mismos y a quienes les rodean. Este es un problema alarmante de salud pública y la responsabilidad de mitigar su impacto radica en un enfoque colectivo y no en la responsabilidad individual”, agregó Quiroz.

Edith Molina expresó que “COVID-19 ha puesto de relieve la falta de recursos a los que se enfrenta nuestra comunidad, recursos que organizaciones como la nuestra llevan mucho tiempo tratando de cubrir”.

“En los últimos 38 años, El Programa Hispano Católico (EPHC) junto con otras organizaciones locales comunitarias han visitado granjas cada año durante el verano para proporcionar cajas de alimentos, kits de higiene y signos vitales y evaluaciones de salud”, dijo Edith Molina, Directora Ejecutiva de EPHC.

“Nuestra esperanza es que este año las granjas den la bienvenida a nuestras organizaciones para que podamos seguir aportando estos recursos tan necesarios junto con la información COVID-19”.

“Necesitamos estrategias eficaces y colaborativas para la respuesta, recuperación y resiliencia para enfrentar el virus COVID-19. Hemos visto que ninguna institución tiene las respuestas, la capacidad y los recursos para sacarnos de esta pandemia. Abordar las disparidades de salud subyacentes durante y después de COVID-19 requiere asociaciones entre organizaciones públicas, privadas y comunitarias”, manifestó Izzy Meda, directora ejecutiva de Familias en Acción.

“Nuestras organizaciones continuarán trabajando en estrecha colaboración con los funcionarios de tres condados y la Autoridad de Salud de Oregon para asegurar que nuestra comunidad sea escuchada y que las inversiones verdaderas e impactantes en salud pública se realicen para todas las comunidades en el estado”.

patriciam@ocp.org