Los anfitriones de la Celebración de la Esperanza, Pedro y Eva García, comparten su historia de vulnerabilidad, fe y fortaleza

Mi esposo Pedro y yo fuimos motivados a conocer la misión y los buenos servicios de Caridades Católicas, después de asistir a nuestra primera cena de la Celebración de la Esperanza, en el 2017.

Fue entonces cuando escuchamos la historia inspiradora de una señora que se llama Jewell, cliente de Kenton Women’s Village. Esa noche, Jewell nos contó su gran historia de lucha y esperanza — de cuando vivió en las calles de Portland hasta que encontró la seguridad y la esperanza que le ofreció Caridades Católicas.

La historia de Jewell fue increíblemente conmovedora y sentimos mucha curiosidad por conocer más de cerca el impacto de los programas y servicios ofrecidos por Caridades Católicas.

Fuimos a visitar las oficinas y aprendimos más sobre los programas que ofrecen. Fue entonces cuando dijimos “sí” a involucrarnos más con la misión de esta gran organización.

Lo que más nos llamó la atención, fue la variedad de programas que ofrece Caridades Católicas a nuestra comunidad — desde servicios de refugio y bienestar financiero hasta servicios legales de inmigración y de asesoramiento.

Tenemos nuestra propia experiencia de vulnerabilidad y lucha por la esperanza. Uno de nuestros hijos nació con un trastorno digestivo y su camino hacia la salud, impactó a todos en nuestra familia.

Por años, vivimos momentos oscuros y con miedo a lo desconocido mientras intentábamos ayudar a nuestro hijo a sentir un poco de normalidad y buena salud.

La esperanza es creer en lo desconocido, especialmente cuando no podemos verlo; creer que las cosas mejorarán y que estaremos bien.

Durante ese tiempo, fue nuestra fe en Dios junto con el amor y la caridad de nuestra familia y la grandiosa comunidad que nos apoyó, lo que nos sacó de la oscuridad.

Todo esto nos ayudó durante los años que teníamos que permanecer en hospitales, en cirugías y tratamientos para nuestro hijo. Si no hubiéramos tenido este extraordinario apoyo, definitivamente hubieran sido tiempos mucho más oscuros y difíciles para nuestra familia. 

Nosotros vemos que Caridades Católicas ofrece este mismo apoyo a las personas necesitadas. Esta organización es un faro de luz para nuestro prójimo vulnerable que necesita encontrar esperanza.

Creemos en la fe en acción y que con Dios podemos lograr grandes éxitos.

Vemos que nuestros valores fundamentales coinciden con los de Caridades Católicas y por esta razón estamos muy dichosos de ser parte de la Celebración de la Esperanza 2020.

Únanse a nosotros para celebrar y continuar con la misión de Caridades Católicas y ayúdennos a apoyar a las personas que necesitan esa esperanza, ahora más que nunca.