Los jóvenes participaron de un fin de semana para encontrarse mutuamente como discípulos de Dios. (Ed Langlois/El Centinela)
Los jóvenes participaron de un fin de semana para encontrarse mutuamente como discípulos de Dios. (Ed Langlois/El Centinela)

CANBY — Alrededor de 280 adolescentes católicos de Oregón escucharon que Dios los ama tal como son, pero los invita a que eviten la cultura popular y sigan el recorrido del camino sagrado revelado por Jesús.

“Dios no está esperando una versión falsa”, dijo el director de Juventud de la Arquidiócesis de Portland, Ricky Shoop, a los jóvenes que participaron durante el RiseUp Rally que se llevó a cabo del 1o. al 2 de marzo en el Centro de Retiros Canby Grove. “Dios quiere que seas Tú y seas auténtico. Dios te hizo por amor y sólo por amor. Para ser la mejor versión de ti mismo, necesitas responder a ese amor”.

El fin de semana incluyó charlas, parodias, juegos, testimonios, una fogata y la adoración al Santísimo Sacramento. En todas las actividades se escuchó el mismo mensaje: “la verdadera felicidad proviene de seguir el camino divino”.

“Nuestras almas están aburridas”, dijo Shoop. “Es porque nuestras almas fueron hechas para estar en comunidad con Dios. Cuando algo no se está utilizando por la razón por la que fue creado, va a tener una experiencia extraña”.

RiseUp incluyó sesiones tanto en inglés, como en español.

“La gente está feliz cuando está conectada con Dios”, dijo Endya Robinson, miembro de la Parroquia San Eduardo en Lebanon y estudiante de Lebanon High School.

Nicholas Vaz, miembro de la parroquia Queen of Peace en Salem, quien estudia en casa, disfrutó una sesión que explica la belleza de la masculinidad y la feminidad como obras maestras divinas.

Luke Johnston, un adolescente de St. Philip Parish en Dallas, dijo que descubrió la presencia de Dios cuando conoció a otros jóvenes. “Es muy fácil hablar con la gente aquí”, dijo Johnston a El Centinela.

El Arzobispo Alexander Sample presidió una Misa el sábado por la noche en el salón de reuniones del campamento. Se unió a los jóvenes, diciendo que su oración es a veces una “pelea de arrastre” con el Señor, como en muchos de los salmos. “Habla con Dios todos los días”, instó el Arzobispo. “Entrega tu corazón a él”.

El Arzobispo también admitió que se pone nervioso antes de confesarse, porque es un pecador como todos los demás. Pero después de la confesión, hay “completa libertad”, dijo.

Comparando la vida cristiana con un árbol, el Arzobispo Sample, dijo que la calidad de la fruta depende de cómo se cuida el árbol. Explicó que ir a Misa y confesarse y mirar videos inspirados en la fe, son buenas maneras de hacer que una vida dé buenos frutos como el amor, la alegría, la paz y la misericordia para los pobres.

Entonces la fruta necesita ser compartida, dijo. “Ustedes son evangelizadores, lo sepan o no”, dijo el Arzobispo a la multitud. “La gente verá tu alegría y tu paz y verá que tienes algo que ellos no tienen y van a querer. Te preguntarán al respecto”.

El Arzobispo advirtió a los jóvenes que la vida de un discípulo misionero no es fácil en el mundo moderno: “No nos conformamos con estar en medio de la multitud. Nos destacamos”.