HILLSBORO —  Organizadores comunitarios del área de Portland están intentando utilizar el poder de las parroquias Católicas. La meta es preparar líderes para y de la comunidad inmigrante Hispana.

Patrocinados por los fondos del Catholic Campaign for Human Development (Campaña Católica para Desarrollo Humano), más de 70 personas asistieron al entrenamiento el 6 y 7 de Abril aquí, en la escuela Brown Middle. Los eventos futuros se concentrarán en el Condado de Washington, donde los planes son apoyar a los inmigrantes de bajos recursos. Esperan incluir  capacitación laboral, clases en Inglés, de conducción, de ayuda para vivienda, para comunicarse mejor con los maestros de la escuela, y formas de atenuar temores sobre la deportación. Fondos Católicos del proyecto Recognizing the Stranger (Reconociendo al Extraño) fueron entregados a Metropolitan Alliance for the Common Good (Alianza Metropolitana para el Bien Común), una coalición de grupos de fe, sindicatos y agencias de ayuda del área de Portland. Con MACG (por sus siglas en inglés) a cargo de los planes, cuatro instructores de diócesis del Suroeste vinieron a ayudar.

El programa Recognizing the Stranger empezó el año pasado en siete diócesis del Suroeste, entrenando a mas de 600 defensores. Este año se expandió a 12 diócesis mas, incluyendo el oeste de Oregón. “Considerando la intención expresa del Arzobispo Alexander Sample de mejorar los servicios para los Católicos Hispanos, este es un regalo maravilloso para ayudar a conseguirlo”, dijo Matt Cato, director de la Oficina de Vida, Justicia y Paz de la arquidiócesis.

El primer paso del proyecto es apoyar activistas inmigrantes mientras tratan de desarrollar relaciones en sus propias parroquias. Entonces, los nuevos líderes construirán puentes con otras parroquias.

Ralph McCloud, director de National Catholic Campaign for Human Development, dijo que la meta es “crear capacidad local y alianzas para ayudar a los inmigrantes a participar en la vida pública y a ofrecer una respuesta compasiva y constructiva ante el fracturado sistema de inmigración”.

Los líderes esperan promover las enseñanzas de la iglesia y la solidaridad entre los inmigrantes de bajos recursos y otros feligreses. El entrenamiento está basado en el entendimiento de la vida sacramental de la parroquia, concretamente de la Eucaristía y el Bautismo.

La Arquidiócesis de Portland aprobó el entrenamiento y los organizadores han trabajado para conseguir el apoyo de los pastores.

Las sesiones de entrenamiento incluyen un vistazo a la idea del Cuerpo de Cristo, lecciones de liderazgo colectivo del libro del Éxodo y de las identidades bautismales del sacerdote, profeta y rey. Se invita a los equipos de líderes parroquiales a estudiar las Escrituras y las enseñanzas de la Iglesia. Otros cursos identifican las preocupaciones de las familias y ofrecen estrategias para construir equipos de parroquias y llevar a cabo reuniones en los hogares para escuchar de las familias.

En los siguientes meses, líderes de MACG trabajarán con líderes parroquiales para crear planes locales para revitalizar la vida de parroquia, empezando con sesiones en las cuales los líderes escuchan a los feligreses. La información obtenida ayudará a los líderes a establecer prioridades.

“Organizar empieza con escuchar y resaltar las historias de las familias”, dijo Mary Nemmers, líder de los organizadores de MACG y miembro de la parroquia St. Andrew en el Noroeste de Portland.

Líderes en entrenamiento, vinieron desde la parroquia St. Matthew en Hillsboro, St. Elizabeth Ann Seton en Aloha, St. Alexander en Conelius, St. Anthony en Forest Grove, St. Anthony in en Tigard, además de Holy Redeemer, St. Andrew y St. Charles en Portland. El Padre Scott Baier, vicario parroquial de la Parroquia St. Anthony en Tigard, presidió la Misa en Español para concluir el entrenamiento.