El Padre Mike Biewend, pastor de la parroquia Madeleine, ha liderado una campaña de seguridad en la iglesia y escuela del Noreste de Portland. “En el mundo actual tenemos que estar preparados para cualquier tipo de emergencia” dijo. (Ed Langlois/Catholic Sentinel)
El Padre Mike Biewend, pastor de la parroquia Madeleine, ha liderado una campaña de seguridad en la iglesia y escuela del Noreste de Portland. “En el mundo actual tenemos que estar preparados para cualquier tipo de emergencia” dijo. (Ed Langlois/Catholic Sentinel)

El 25 y 26 de mayo, después de la misa, en la parroquia Madeleine, localizada en el noreste de Portland, se practicó un simulacro de evacuación como ejercicio de preparación en caso de situaciones de emergencia como terremoto, amenazas de bomba, incendio o un ataque de un francotirador. El objetivo de la parroquia Madeleine es ofrecer entrenamiento a los feligreses para ayudarles a encontrar la mejor forma de salir de la iglesia y llegar a un lugar seguro de reencuentro. 

“Si no tuviéramos un plan en marcha y las personas murieran, no podría soportarlo”, dijo el Padre Mike Biewend, el capellán militar de mucho tiempo que ahora es pastor en Madeleine. “En la actualidad tenemos que estar preparados para cualquier tipo de emergencia”, dijo el Padre Biewend mientras los feligreses evacuaban la iglesia sin problema después de la misa de 10 am, encontrando café y donas en el campo de fútbol del colegio. “Hoy tuvimos la oportunidad de presentar a la parroquia nuestro plan de evacuación. La única forma en que vamos a ser eficientes es practicando”. Más simulacros están planeados en el futuro para mejorar el proceso.

En el otoño, lo feligreses vieron un video acerca de las salidas de la iglesia y de los caminos al campo de fútbol. También recibieron una carta acerca del plan y pueden ver el video en el nuevo sitio web de la parroquia.

El Padre Biewend dijo que personas perturbadas provenientes de la calle han entrado a la iglesia recientemente causando alboroto durante la liturgia. “Es un indicador”, dijo. “Quién sabe que pudo haber pasado? La escuela de la parroquia tiene simulacros de incendio. Nosotros debemos hacer lo mismo con la parroquia en general”.

 Los líderes de Madeleine han tomado otras medidas de seguridad. Durante la misa semanal para los niños del colegio, las puertas de la iglesia se cierran y no se permite la entrada de maletas.

Para las parroquias que desean incrementar su protección, el Padre Biewend sugiere establecer un comité de seguridad como primer paso.

El jefe del Comité de Seguridad de Madeleine es Dan O´Brien, un feligrés que también es el administrador de una agencia que maneja los incendios forestales en el Noroeste del Pacífico. La seguridad es su trabajo. “Nosotros queremos que la gente reciba un mensaje simple que puedan digerir fácilmente y llevar a casa con ellos”, dijo O`Brien. La otra razón del entrenamiento en los simulacros de emergencia es mantener a la gente preparada y consciente acerca de un potencial peligro, dijo O`Brien.

Los feligreses han respondido positivamente a la campaña de seguridad, conscientes de que es por el bien de la comunidad.

“Creo que es una buena idea que tengamos estos simulacros periódicamente para que la gente recuerde qué hacer si alguna vez ocurre una emergencia”, dijo Eric Johansen.

Lauren Gunderson estuvo de acuerdo con Johansen, una ella es ministra de hospitalidad y su trabajo es el de ayudar a las personas a entrenarse y encontrar la mejor forma de salir del edificio.

“Leemos noticias sobre ataques y persecución a iglesias en varios lugares y las personas suelen pensar que algo como eso no podría ocurrir aquí jamás”, dijo Gunderson.

Su esposo Rich, también un ministro de hospitalidad, asiente y dice que existe la posibilidad de que ocurra un terremoto. “Siempre es una buena idea estar preparado y tener personas que saben qué hacer en vez de que tengan un ataque de pánico”.

O`Brien sabe que la preparación no detendrá todas las emergencias, pero un plan hará que el resultado sea mejor. “Antes que nada estar preparado te da tranquilidad”.

Uno de los desafios del comité es encontrar el equilibrio adecuado entre reforzar la seguridad y dar la bienvenida. “Casi por definición, los lugares de adoración son abiertos y dan la bienvenida”, dijo O`Brien. “Tratar de construir un muro en nombre de la seguridad es un paso duro. Va en contra de lo que deben representar”.

EL Padre Biewend, aunque famoso por ser cálido y abierto, es claro acerca de su prioridad. “Como le he dicho a todos nuestros padres y feligreses, mi responsabilidad principal como sacerdote de la parroquia es su seguridad y su bienestar”, dijo el pastor. “Con toda franqueza, no voy a fallar en la seguridad para que las personas se sientan bienvenidas”.

edl@catholicsentinel.org

  

VEA EL VIDEO

(ADICIONALMENTE)

Video de entrenamiento para la evacuación de la Parroquia Madeleine

youtube.com/watch?v=vfA_OWGdH-c