Marc Salvatore/El Centinela
Rachael Perez en los hombros de su papá, escucha el mensaje de los oradores en marcha “Por La Vida”.
Marc Salvatore/El Centinela
Rachael Perez en los hombros de su papá, escucha el mensaje de los oradores en marcha “Por La Vida”.

Piensa lo mejor de quienes no están de acuerdo contigo”. Ese fue el mensaje de Harmony Daws, presidenta de la Junta Directiva de la Asociación Oregon Right to Life (Por el Derecho a la Vida en Oregón) en la marcha anual de la decisión Roe vs. Wade.

Mientras Daws hablaba, globos amarillos con la palabra “Vida” flotaron sobre la multitud reunida en las escaleras del Pioneer Courthouse Square. Partidarios del Derecho a la Vida en Oregón se reunieron para marcar el aniversario de la Decisión de la Corte Suprema, Roe vs. Wade de 1973.

“Hoy nos encontramos reunidos aquí porque todos valoramos profundamente lo preciosa que es la vida humana. Nos preocupa cuando sufren los inocentes. Queremos que todas las personas sin importar su edad o habilidad, florezcan”, Daws dijo a la multitud.

“(Sin embargo) no somos los únicos con estas metas”, agregó. “Algunos de los que discrepan más intensamente con nosotros, comparten exactamente las mismas preocupaciones. Tan difícil como te sea entenderlo, muchos sinceramente creen que el acceso legal al aborto es esencial para salvar vidas y acabar con el sufrimiento”.

Daws propuso un reto a la audiencia en este nuevo año. 

“Piensa en cómo cambiaría la conversación en América, en Oregón, si cada uno de nosotros asumiéramos lo mejor de quiénes no están de acuerdo con nosotros. Pensemos en ello, hablemos  e interactuemos con las personas que están en el polo opuesto de este tema, como si fueran nuestros futuros aliados, no nuestros enemigos”. 

“Pensar lo mejor acerca de quienes no están de acuerdo con nosotros, nos pone en una mejor posición para cambiar su forma de pensar. Nos ayuda a mantener la calma y abordar el tema con cortesía y empatía. También nos ayuda a dirigirnos a sus verdaderas preocupaciones y motivaciones antes que llegar a demonizarlos o responder a lo que no hace parte del problema” aconsejó.

El Arzobispo Alexander Sample fue uno de los oradores de la jornada por la vida. En su discurso agradeció a la multitud y luego habló acerca de la reciente pérdida de su madre. 

“Muchos saben que una mañana, hace varias semanas, perdí a mi madre a la edad de 89 años, después de que vivió una vida plena y hermosa. En esa fuerte mujer, había una testigo de fe muy profunda”.

 “Tuve el privilegio único, que muchos de nosotros hemos tenido, de estar a su lado en su último respiro. En esos últimos momentos de su vida, pude estar a solas con ella. Le tomé la mano, oré con ella, le dije al oído mis palabras de gratitud  y presencié el lento escape de su vida. Para mí, ese momento se convirtió en un momento de gran meditación y reflexión acerca de la fragilidad de la vida; realmente es muy frágil”.

El Arzobispo Sample dijo que pensó en cómo esta mujer le dio la vida y lo agradecido que está de que se la hubiera dado una madre que lo amó.

“Aún en ese estado frágil de mi madre a los 89 años de edad, su vida aún era muy preciosa cuando regresó a casa para reunirse con nuestro Señor”.

“Debemos continuar luchando y defendiendo la dignidad de la vida en esta cultura de la muerte. Y estamos ganando. Estamos ganando. Estamos ganando con la generación de los jóvenes”.

Liberty Pike, director de comunicaciones de la Asociación Oregon Right to Life le dijo a la multitud que las estadísticas dicen que los abortos están en su nivel más bajo.

La doctora Grace Javrawai, feligrés de Nuestra Señora del Lago, estuvo al lado de sus compañeros feligreses, recibiendo los mensajes del evento. “La generación joven está ganando. Punto”, dijo. “La vida empieza en la concepción”. “Hay mucha ciencia y mucha verdad para decir cualquier otra cosa. Estamos ganando”.

El evento terminó con una marcha alrededor de las calles del centro de Portland que rodean esta gran plaza.

 

SarahW@catholicsentinel.org