Integrantes del grupo Edad de Oro de Centro Cultural participan en el paseo y/o día de campo en la granja Working Theory Farm, en Hillsboro, el 25 de agoto del 2020, durante la pandemia. (Patricia Montana/El Centinela).
Integrantes del grupo Edad de Oro de Centro Cultural participan en el paseo y/o día de campo en la granja Working Theory Farm, en Hillsboro, el 25 de agoto del 2020, durante la pandemia. (Patricia Montana/El Centinela).

Con frecuencia en la soledad y con apoyo limitado, los adultos mayores de la comunidad hispana en Oregon libran un sinnúmero de batallas cuando la vejez se convierte en una realidad concreta.

El panorama ha empeorado durante la pandemia del coronavirus ya que el virus ha afectado especialmente a este sector de la población.

Un informe reciente de la Autoridad de Salud de Oregon reportó que el 40% de los casos de Covid-19 en Oregon corresponden a personas hispanas.

Aunque el reporte no indica el porcentaje de adultos mayores hispanos afectados por el virus, las estadísticas generales desagregadas por grupos de edad muestran que un 73% de la totalidad de los casos en el estado corresponde a adultos entre 60-69 años, un 65% a personas entre 70-79 años y un 55% a mayores de 80 años.

“La soledad provocada por el aislamiento, el no poder ver a los familiares, el miedo y la incertidumbre, sumado a otra serie de factores preexistentes, son el día a día de este grupo de población que ya de por sí suele estar olvidada”, dijo la psicóloga Ruth Zúñiga, PhD, directora y profesora del doctorado en Psicología con énfasis en psicología Hispana y Latina de Pacific University.

Un estudio publicado a finales de julio del 2020 por la Universidad John Hopkins encontró que los casos de adultos mayores sufriendo aflicción psicológica se duplicaron al compararlos con datos obtenidos en el 2018.

Como consecuencia de la pandemia, el trabajo de organizaciones que brindan ayuda se ha visto afectado debido a las normas y restricciones existentes, sin embargo, iniciativas locales hacen ingentes esfuerzos en continuar con su acompañamiento al adulto mayor.

Edad de Oro

La organización Centro Cultural del Condado de Washington, con el programa Edad de Oro, tiene por objetivo contribuir a mejorar la calidad de vida de los adultos de la comunidad hispana en el grupo de la tercera edad.

Mediante el programa, les ofrece apoyo en diversas áreas y ahora con mayor énfasis, en combatir los estragos del aislamiento y la soledad.

Durante la pandemia, la organización ha tenido que reinventarse para continuar brindando ayuda.

“Todas nuestras actividades eran presenciales, pero hemos ido implementando los programas de manera virtual y encontrando maneras de continuar nuestro compromiso de apoyo a la comunidad”, dijo María Caballero, directora ejecutiva de la organización.

Edad de Oro, en alianza con otras organizaciones como ‘Meals on Wheels’ proporciona información y programas de nutrición y alimentos a domicilio. “El programa ofrece oportunidades de socialización, manualidades, recreación y esparcimiento, actividad física, paseos y transporte entre otras”, manifestó Seferina Dale, directora del programa.

“Somos conscientes de las condiciones de vida y las necesidades de muchos de los adultos mayores en nuestra comunidad y es la razón por la que existe nuestro programa”, añadió.

“Contamos también con el apoyo espiritual del padre David, pastor de la iglesia San Alejandro en Cornelius”, dijo Seferina. “El nos permite hacer anuncios de interés para la comunidad en la iglesia”, dijo.

Working Theory Farm

El Centro Cultural trabaja en alianza con la organización sin ánimo de lucro Working Theory Farm. Es una granja localizada en Hillsboro y Edad de Oro, semanalmente programa días de campo para llevar a los ancianos en pequeños grupos los martes y miércoles.

“Estamos muy orgullosos y complacidos de apoyar el trabajo del Centro Cultural al ofrecer este espacio amplio en nuestra granja y contribuir al bienestar de nuestra comunidad, especialmente ayudar a mejorar la vida de personas vulnerables como los ancianos”, dijo Capers Rumph, administradora de la granja.

“Nosotros donamos las cosechas de verduras frescas al Centro Cultural y ellos las distribuyen a las familias en sus oficinas en Cornelius”, dijo Henney Sullivan, coordinador de voluntarios de la organización.

“Somos una entidad sin ánimo de lucro y tenemos alianzas con varias organizaciones de servicio a la comunidad. Otro ejemplo de esto es el trabajo con los jóvenes de Harkins House, del Condado de Washington. Algunos de estos jóvenes no han tenido éxito en sus estudios. Aquí les brindamos la oportunidad de desarrollar otras habilidades en las cuales puedan ser exitosos”, añadió Sullivan.

El Centinela acompañó a un pequeño grupo de Edad de Oro a la granja de Working Theory Farm.

Observando la distancia física y usando máscaras de protección facial, el grupo se desplazó en un servicio de transporte de la compañía 'Ride Connection', la cual trabaja en alianza con Centro Cultural.

Los siguientes fueron testimonios de algunas de las participantes en el paseo del 25 de agosto, en el que además de disfrutar de la tarde soleada en animada conversación y agradable compañía, cosecharon algunas verduras y pasearon por el campo.

Rosa Rodríguez, de 67 años y feligresa de la parroquia de Santa Cecilia, en Beaverton, expresó sentirse “feliz de estar en el grupo. Me encanta convivir y aprender de toda la gente”, dijo. “Trabajé durante 15 años en un centro de cuidado de ancianos, así que tengo experiencia en tratar con personas mayores”, agregó.

Una sonrisa ilumina el rostro de María Isabel Sánchez, de 88 años, al contar con orgullo haberse graduado de enfermera en México. “Como no quería presentar los muchos exámenes en Portland para obtener la licencia, decidí prestar mis servicios durante 15 años como promotora de salud con la clínica Virginia García", dijo.

"Tuve cuatro grupos de personas diabéticas y gracias a Dios, solo dos de ellos llegaron a necesitar diálisis”, afirmó. “Me encanta alegrar y hacer reír a mis compañeras. Disfruto mucho de estar en este campo, me da una sensación como caminar en la playa. Respirar el aire puro, ver las plantas y sus frutos. He venido dos veces a este rancho a recoger verduras”, añadió.

María del Carmen García, feligresa de San Alejandro, aún siente el dolor por la pérdida de su esposo, con quien estuvo casada por 65 años, sin embargo, la consuela el hecho de vivir ahora en compañía de sus hijos, manifestó.

Al hablar con el centinela, para María del Carmen narrar algunas de sus memorias en Michoacán al lado de su difunto esposo, fue el mejor antídoto para mejorar su estado de ánimo. La alegría y la sonrisa se hicieron visibles en su rostro. “Nunca nos separamos”, dijo María del Carmen, exhalando un profundo suspiro.

“Me negaba a venir a este lugar porque hay días en que no me siento bien”, añadió.

“Ahora le agradezco a mi hija que me insistió en venir. También a Marta, del Centro Cultural”, afirmó.

Una nueva herida se abrió en el corazón entristecido de María del Carmen pues contó que recientemente falleció una prima hermana en México.

María del Carmen expresó cuanto extraña la misa en la iglesia de San Alejandro, en Cornelius.

“Me gustaba mucho ir a la misa en español de la iglesia de San Alejandro, pero ahora con esta pandemia y las restricciones, es imposible. Me entristece mucho no poder asistir a la misa. Siento como si llevara años encerrada”, expresó.

Conversaciones con los abuelos

Ruth Zúñiga, PhD, especialista en psicología Hispana y Latina, conversó con El Centinela acerca del impacto que el aislamiento social tiene en los adultos mayores.

La psicóloga también destacó el programa ‘Conversaciones con los abuelos’ que los estudiantes del doctorado en psicología de Pacific University realizan para ayudar a combatir la soledad de los abuelos y abuelas. “La conexión con los abuelos se realiza a través de llamadas telefónicas una vez por semana”, explicó.

El programa asigna un abuelo del Centro Cultural a un estudiante. Aunque los estudiantes no pueden ofrecer consejería de salud mental si pueden identificar las necesidades y referirse al Centro Cultural.

“El aislamiento físico y social tiene un impacto altamente negativo en la salud física y mental de las personas”, manifestó Zúñiga.

Señaló que investigaciones recientes han encontrado que una tercera parte de la población mayor de 65 años sufre trastornos de estrés y ansiedad. En el caso de los adultos mayores hispanos el nivel de estrés y la ansiedad se incrementan ante la amenaza latente del virus y la certeza de pertenecer al grupo de población con mayor riesgo.

Esta condición predispone al adulto mayor a ser más propenso a enfermedades dado que el estrés debilita el sistema inmunológico, manifestó.

“En las conversaciones con los abuelos suelen aparecer temas como la tristeza, la frustración, la nostalgia”, explicó Zúñiga.

"El objetivo es proveer acompañamiento y ayudarles a lidiar con el aislamiento", manifestó.

La profesional indicó que los estudios de investigación en adultos mayores hispanos son escasos razón por la cual se requiere hacer más indagación para determinar con más certeza cuáles son los riesgos, los impactos y las medidas o intervenciones que se necesitan.

Sin embargo, Zúñiga explicó que los hispanos inmigrantes de primera generación generalmente enfrentan más obstáculos.

"Ellos afrontan estrés por factores como el desarraigo de su cultura, el distanciamiento físico de los seres queridos, la barrera del idioma, la falta de cobertura médica, la invisibilidad por el estatus legal en algunos casos, la dependencia de otros por no saber manejar, el racismo, la discriminación, entre otros", dijo.

"Todos estos factores mencionados tienen implicaciones altamente negativas como la pérdida de la memoria, dificultades para dormir, la falta de apetito y el deterioro en las condiciones de salud en general, citó.

Zúñiga afirmó que en la comunidad Hispana hay cantidad de adultos mayores de 70 años e incluso de 75 que aún se encuentran trabajando porque sencillamente no tienen otra opción para su subsistencia.

“Conversaciones con los abuelos ha sido de gran beneficio mutuo, tanto para estudiantes como para los abuelos. Necesitamos construir más puentes entre generaciones y también entre culturas”, concluyó.

Cada anciano es tu abuelo

El Papa Francisco invitó a los jóvenes recientemente, con motivo del día de los abuelos, “a realizar un gesto de ternura hacia los ancianos, sobre todo a los que están más solos, en las casas y en las residencias, los que desde hace muchos meses no ven a sus seres queridos”.

¡Cada uno de estos ancianos es vuestro abuelo!, dijo el papa. “¡No les dejéis solos! Usad la fantasía del amor, haced llamadas, video llamadas, enviad mensajes, escuchadlos y, donde sea posible respetando las normas sanitarias, id a visitarlos. Enviadles un abrazo”.

El pontífice insistió en que los abuelos “son vuestras raíces''. “Un árbol separado de las raíces no crece, no da flores ni frutos. Por esto es importante la unión y la conexión con vuestras raíces”, afirmó.

patriciam@ocp.org