El sacerdote Lucio Villalobos oficiando el sacramento del bautismo. Crédito: Agustín Vásquez
El sacerdote Lucio Villalobos oficiando el sacramento del bautismo. Crédito: Agustín Vásquez

La Iglesia de San Mateo de la ciudad de Hillsboro, realizó el domingo 5 de agosto de 2019, una celebración especial con motivo de los bautismos, primeras comuniones, confirmaciones y Rito de Iniciación Cristiana, producto del Primer campamento de verano "Catecismo misionero para niños y jóvenes migrantes, realizado por catequistas voluntarios de la parroquia. 

“Estamos muy alegres y reconocemos que Jesús ha salido a su encuentro y con esta alegría, toda la comunidad se alegra con ustedes” con estas palabras, el sacerdote misionero y pastor asociado Rito Guzmán, les dio la bienvenida a familias, jóvenes y niños, congregados en la iglesia de San Mateo, en la ciudad de Hillsboro, a las 5:30 pm del 5 de agosto, para dar inicio a la celebración de los sacramentos de bautizo, confirmación y primera comunión a los 16 participantes en el primer campamento “El catecismo misionero para niños y jóvenes migrantes” fundamento de la iniciación en la vida cristiana. 

La celebración sacramental fue oficiada por los tres sacerdotes de la parroquia, padre Lucio Villalobos, Padre Rito Guzmán y padre Agustín Rodríguez. 

“Ocho catequistas voluntarios se han encontrado con Cristo que los motivó a salir al encuentro de discípulos para el Señor” añadió el sacerdote para agradecer a los miembros de la parroquia, quienes salieron al campo uno, localizado en las afueras de Hillsboro y quienes, por espacio de dos meses, 3 veces por semana, donaron su tiempo y trabajo en las clases de preparación de los jóvenes y niños, hijos de familias de trabajadores agrícolas. El campamento empezó en los primeros días de junio y concluyó el 31 de julio. 

Las familias de trabajadores agrícolas trabajan en la temporada de recolección de arándanos y pronto se trasladarán a Madera, California, para iniciar la cosecha de uvas.  

“Esta ha sido una experiencia inolvidable en la que aprendí mucho” expreso Rosa Angélica Santos, voluntaria del campamento, encargada de el Rito de Iniciación Cristiana para adultos. “Lo más emocionante fue convivir con la sencillez de estas familias y su gran deseo de conocer a Dios” añadió la señora Santos. “Después de largas jornadas de trabajo duro bajo el sol en el campo, ellos también se sentaban a aprender con sus hijos” 

“Al finalizar el campamento, como una muestra de agradecimiento, ellos nos invitaron a comer” describió Rosa Angélica, “fue muy lindo reconocer que están dispuestos a dar mucho a los demás a pesar de lo poco que tienen” concluyó. 

El sacerdote Lucio Villalobos invitó a la comunidad a participar en la eucaristía con el corazón lleno de gratitud y exhortó a las familias a orar en familia juntos, cumplir los mandamientos y les invito a “atesorar la fe pues eso les va a ayudar toda su vida” afirmó el párroco de San Mateo.