La hermana Imelda, coordinadora del Ministerio Hispano de la iglesia El Sagrado Corazón, en Medford, revisa una lista de familias damnificadas por la destrucción causada por el incendio Almeda a familias hispanas en el Sur de Oregon. Al fondo, Luz, Yesenia y Nayeli Solís esperan. (Ed Langlois/Catholic Sentinel)
La hermana Imelda, coordinadora del Ministerio Hispano de la iglesia El Sagrado Corazón, en Medford, revisa una lista de familias damnificadas por la destrucción causada por el incendio Almeda a familias hispanas en el Sur de Oregon. Al fondo, Luz, Yesenia y Nayeli Solís esperan. (Ed Langlois/Catholic Sentinel)

Los sentimientos de hermandad y solidaridad frente a la devastación causada por el incendio Almeda han sido desbordantes, expresaron varios feligreses de las parroquias Sagrado Corazón y Pastor del Valle, al igual que sus sacerdotes Ken Sampson y Fredy Bonilla.

El 8 de septiembre, el incendio Almeda se originó en Ashland y rápidamente se propagó hacia Talent, Phoenix y Medford en donde redujo a cenizas varios parques residenciales de casas, apartamentos y viviendas móviles y prefabricadas dejando a su paso una estela de familias en la calle.

La devastadora tragedia agrava los desafíos y condiciones difíciles ya existentes para las familias hispanas debido a la pandemia de Covid-19.

La tarea de los bomberos, vecinos y policía hizo posible un gran milagro pues no hubo muertes que lamentar en la comunidad hispana. Las publicaciones en Facebook se propagaron rápidamente haciendo posible la evacuación oportuna.

Los reportes de las autoridades de Bomberos del Condado de Jackson dieron cuenta de tres víctimas mortales, más de 4000 personas desplazadas, 2815 viviendas destruidas, 194 propiedades comerciales y 6 edificios gubernamentales incineradas.

El arzobispo Alexander Sample viajó al Sur de Oregon entre el 19 y 20 de septiembre, para llevar amor, solidaridad y esperanza a los feligreses afectados. El líder religioso ofició misas en las parroquias y compartió tiempo con algunas de las familias impactadas.

Un gran número de los damnificados corresponden a familias de la comunidad hispana, de bajos ingresos, que se desempeñan en sectores de servicios de salud, hoteles y restaurantes, construcción, manufactura y agricultura entre otros.

Arquidiócesis de Portland crea fondo de solidaridad con damnificados por incendios

La arquidiócesis de Portland estableció un Fondo de Ayuda para recaudar donaciones y apoyar a los damnificados de los incendios con vivienda y comida al igual que para ayudar a iglesias y escuelas que han resultado afectadas severamente.

El arzobispo Sample reiteradamente ha expresado su agradecimiento por la generosidad continua de los feligreses.

Las donaciones pueden hacerse llegar a la Arquidiócesis de Portland, Wildfire Relief Fund, P.O. Box 15149, Portland, OR. 97293. Si tienen preguntas, pueden comunicarse con Carmen Gaston, directora de desarrollo en la arquidiócesis al (503) 233-8332 o escribirle a su correo electrónico cgaston@archdpdx.org

La arquidiócesis de Portland convocó la solidaridad de organizaciones católicas como Caridades Católicas, San Vicente de Paúl y los Caballeros de Colón, quienes activamente se han movilizado para brindar ayuda.

Las iglesias listas para ayudar

Las parroquias del vicariato del Sur de Oregon se activaron rápidamente para colaborar con los feligreses afectados.

Las iglesias Santa Ana en Grants Pass, Nuestra Señora de la Montaña en Ashland, Pastor del Valle en Central Point y el Sagrado Corazón en Medford, han estado ofreciendo apoyo constante a las familias.

Tras el desastre, la iglesia Sagrado Corazón abrió sus puertas de la casa parroquial y el gimnasio para algunos de los feligreses desplazados. También habilitó antiguas viviendas de sacerdotes para ofrecer albergue temporal a algunas de las familias.

Aimee Arnold, feligresa de la parroquia del Sagrado Corazón, creó una extensa lista con información de recursos, disponible en español e inglés, accesible en el sitio web de la parroquia Sagrado Corazón y en su página en Facebook, a disposición de los damnificados. La lista se actualiza cada 24 horas, informó el Catholic Sentinel.

El arzobispo Sample, al finalizar la misa en la iglesia Sagrado Corazón el 20 de septiembre, entregó al padre Ken un cheque de 10 mil dólares donado por la iglesia Holy Trinity de Beaverton.

El sacerdote Ken también agradeció la donación de 10 mil dólares enviados por la iglesia Nuestra Señora del Lago, en Lake Oswego.

El padre Ken manifestó que cerca de 150 familias feligreses del Sagrado Corazón perdieron su vivienda.

“Mi objetivo es entregar las donaciones lo más pronto a las familias, ojalá en 24 horas”, dijo el sacerdote Ken Sampson en un mensaje de agradecimiento publicado en YouTube.

La Congregación Hermanas Misioneras del Rosario de Fátima

Tres religiosas de la congregación de las Hermanas Misioneras del Rosario de Fátima prestan sus servicios en la iglesia del Sagrado Corazón, al servicio del Ministerio Hispano. Su presencia en la parroquia ha sido fundamental para la iglesia en el área.

“Las madres Imelda, Margarita y María siempre están allí ayudando a nuestros hermanos y ahora más que nunca ante esta tragedia con los incendios. Cada una de ellas con sus carismas; fuertes, sencillas y amorosas, pero, sobre todo, trabajando fuerte”, dijo Yadira Acevedo, feligresa del Sagrado Corazón.

“Somos bendecidos de tenerlas a ellas en la parroquia”, agregó.

Albergue del Condado de Jackson en la Feria Exposición en Central Point

La Feria Exposición del Condado de Jackson en Central Point, se convirtió en albergue temporal y centro de información para muchas de las personas desplazadas.

Funcionarios oficiales y voluntarios trabajan para contactar a las familias desplazadas, hacer seguimiento de ellos y conectarlos con organizaciones y recursos que les ayuden a satisfacer sus necesidades más urgentes y puedan comenzar a reconstruir sus vidas.

José Luis Ortiz con su esposa y tres hijos estuvieron alojados en la feria hasta el 19 de septiembre, contó a El Centinela. “Me acaban de regalar un tráiler y aquí está, en el estacionamiento de la feria. Ahí estamos viviendo”, dijo Ortiz quien manifestó ser un trabajador agrícola. “pudimos salvar solo un poco de ropa”, añadió.

Richard Collinson, funcionario de la Cruz Roja y administrador del albergue temporal en el Expo dijo a El Centinela que “El Valle de Rogue fue desplazado desde todas las direcciones".

“Aquí, en alianza con el Condado de Jackson y múltiples agencias y organizaciones, a través de Access, estamos brindando apoyo en todos los aspectos: un lugar seguro para dormir, alimentos y bebidas, servicios de salud, consejería con recursos y conexiones a agencias del gobierno y mucho más”, explicó Collinson.

“La Cruz Roja dispuso aquí una estación de primeros auxilios con servicio de enfermería y está a cargo de la administración del albergue las 24 horas”, dijo.

“Las instalaciones de Expo disponen de espacio para instalar tiendas de campaña, estacionamiento para dormir en vehículos y también un lugar para vehículos recreacionales o casas móviles”, añadió.

“Algunos restaurantes locales y Salvation Army ofrecen alimentos diarios a las personas desplazadas aquí”, dijo.

El Condado de Jackson abrió un estand del departamento de servicios de Salud Mental para brindar servicios de apoyo emocional.

El departamento ofrece apoyo en español y la línea de emergencia (541) 774-8201 está disponible las 24 horas, informó Carla Rosales, funcionaria del Condado. “Todos nuestros servicios están disponibles; estamos aquí para ayudar a nuestra comunidad en la mejor forma posible. Ofrecemos también apoyo con problemas de drogas y alcohol, prevención de suicidio y refugios de emergencia”, añadió Rosales.

Rosa Reyes, del estand de La Clínica manifestó “el apoyo a la comunidad es nuestro compromiso y estamos aquí en la feria y en las diferentes localidades del centro de salud, con todos nuestros servicios disponibles”, dijo.

“También podemos guiarlos en cómo acceder a los servicios de las agencias del gobierno como el Departamento de Servicios Humanos, el Plan de Salud de Oregon y FEMA”, añadió.

“Para recibir nuestros servicios pueden acercarse aquí a la caseta de la Clínica en el Expo de lunes a viernes de 4:00 p.m. a 8 p.m. y el sábado de 12:00 p.m. a 4:00 p.m.", explicó Reyes.

"También los martes, jueves y viernes de 9 a.m. a 4:00 tenemos la clínica móvil. Si tienen preguntas pueden comunicarse a la clínica al (541) 535-6239”, manifestó Rosa.

El Tapatío

Ramiro Padilla, feligrés de la iglesia Nuestra Señora de la Montaña, en Ashland, cerró la atención a los clientes de su restaurante El Tapatío y lo dispuso para ofrecer alimentación a las familias desplazadas. Además de comida, alquiló el parqueadero adyacente a su restaurante y lo convirtió en un centro de recepción de donaciones.

“Tengo la obligación de ayudar a mis hermanos en este momento”, dijo Ramiro. “Más de mil personas se quedaron en la calle”, manifestó. “Lo perdieron todo, están con hambre”, dijo. “Esta mañana cerca de 150 personas vinieron a recoger un burrito y luego se fueron a trabajar”, contó Ramiro en entrevista a El Centinela el sábado 19 de septiembre.

Las lágrimas brotaron de sus ojos al contar que su mamá se encontraba en la unidad de cuidados intensivos de un hospital en Texas. “Pensé en irme, es mi mamá y se está muriendo”, expresó.

Pero, “mi madre celestial, la Virgen de Guadalupe me dijo que ella cuidaría de mi madre mientras yo cuido aquí a mis hermanos”, dijo, mientras desfilaban vehículos procedentes de Portland, Eugene, California y diferentes lugares para dejar donaciones.

Román Rosas Cabildo y Taquería 7 estrellas

Juan Martínez, propietario de la Taquería 7 estrellas, en Tigard, dispuso un espacio del negocio para recibir donaciones para los damnificados. Román Rosas Rosas y su esposa Elisa Alcántara, feligreses de la iglesia San Antonio, en Tigard, a través de las redes sociales, lanzaron el llamado de solidaridad y las familias han respondido mostrando un gran espíritu de amor y compasión por los demás.

Para Román Rosas no hay límite de horario. Después de terminar con su jornada laboral, limpiando casas y oficinas, se ha tomado el tiempo para viajar a Medford en cinco ocasiones y transportar hasta el Expo en Central Point y El Tapatío, en Ashland, todas las donaciones recibidas para las familias.

“Nuestros hermanos nos necesitan. Es una tragedia muy triste y nuestra única opción en este momento es ayudar a nuestras familias”, dijo.

patriciam@ocp.org