El arzobispo Alexander Sample envió un corto video mensaje a los feligreses, al aproximarse la celebración del Santo Triduo Pascual.

 

 

El arzobispo anima a los católicos del oeste de Oregon a vivir profundamente “con toda tu mente y tu corazón”, los misterios de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús, afirma en el video mensaje.

Este es el mensaje completo del video mensaje.

Mis queridos hermanos y hermanas:  

¡Alabado sea Jesucristo ahora y siempre!

Les estoy enviando este corto mensaje cuando estamos a punto de iniciar el Santo Triduo Pascual. Esos tres hermosos días que celebramos en la iglesia con la Misa de la Ultima Cena, la celebración de la Pasión del Señor y luego la gran Vigilia Pascual cuando celebramos por primera vez la Resurrección de Jesús. 

Sé que esta será una Semana Santa muy inusual, diferente y algo dolorosa para todos ustedes que no pueden participar plenamente en estas liturgias en persona, pero, te pido que entres profundamente, con toda tu mente y tu corazón, en estos misterios que estamos a punto de celebrar.

No permitas que tu fervor, tu devoción disminuya de ninguna manera, sino que vivas estos días con renovado vigor, fe, esperanza y confianza en Dios.

Mi oración y esperanza es que experimentes las gracias que Dios tiene para ti durante nuestra celebración de su misterio salvador, el misterio de nuestra redención.  

Estoy orando para que cuando llegue la Pascua, aunque no puedas estar allí para celebrar en la iglesia, te unas a nosotros de alguna manera para celebrar la Resurrección de Jesús, sabiendo que El vino a traernos la vida, para que pudiéramos tener vida plena, la vida eterna en sí misma.

Estaré orando por ustedes durante estos días y especialmente mientras celebremos la Resurrección en Pascua.

Que Dios los bendiga a todos y los mantenga a salvo. Por favor, cuídense los unos a los otros y sepan que todos estamos unidos en Cristo Resucitado. 

Que la bendición de Dios Todopoderoso, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo descienda sobre ustedes y permanezca con ustedes hoy y para siempre.

¡Amén!