El Papa Francisco expresó su deseo de que el Espíritu Santo ayude a todos a difundir el amor y la verdad de Dios.

“Que el Espíritu Santo nos haga crecer constantemente en el conocimento de Dios, de modo que podamos difundir su amor y su verdad en el mundo”, escribió el Santo Padre el jueves 20 de agosto en su cuenta de Twitter. 

A finales de mayo de este 2020, cuando la Iglesia celebró la Solemnidad de Pentecostés, el Papa Francisco recordó que “el Espíritu Santo es el fuego que quema los pecados y crea hombres y mujeres nuevos. Es el fuego de amor con el que los discípulos podrán ‘incendiar’ el mundo. Ese amor de ternura que prefiere a los pequeños, a los pobres, a los excluidos”.

“En los sacramentos del Bautismo y de la Confirmación recibimos el Espíritu Santo con sus dones: entendimiento, sabiduría, ciencia, consejo, piedad, fortaleza y temor de Dios”.

“Este último don, el temor de Dios, es, precisamente, lo contrario del miedo que paralizaba a los discípulos: es el amor por el Señor, es la certeza de su misericordia y de su bondad, es la confianza de poder moverse en la dirección por Él indicada sin que no nos falte nunca su presencia y su apoyo”.

“La fiesta de Pentecostés renueva la conciencia de que en nosotros habita la presencia vivificante del Espíritu Santo. Él también nos entrega la valentía de salir fuera de los muros protectores de nuestros ‘cenáculos’, sin caer en el descanso de una vida tranquila o encerrarnos en costumbres estériles”.