Al finalizar el rezo del Ángelus de este Domingo, el Papa Francisco recordó que este 27 de septiembre la Iglesia celebra la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado, en esta ocasión dedicada a los desplazados internos.

“Saludo a los migrantes y refugiados presentes aquí en la plaza alrededor del monumento titulado ‘Ángeles sin saberlos’ que bendije hace un año”, dijo el Santo Padre.

En esta línea, el Papa explicó que este año quiso dedicar su mensaje “a los desplazados internos, los cuales son obligados a huir, como le ocurrió a Jesús y a su familia. Como Jesús obligados a huir, así, los desplazados, los migrantes”.

Por último, el Santo Padre destacó que “a ellos, en modo particular y quienes los asisten va nuestro recuerdo y nuestra oración”.

Además, el Papa Francisco envió dos mensajes a través de su cuenta oficial de Twitter @Pontifex_es sobre la Jornada Mundial del Migrante y Refugiado.

En el primero, el Santo Padre destacó que “estamos llamados a reconocer en los rostros de los refugiados el Rostro del Cristo hambriento, sediento, desnudo, enfermo, forastero y encarcelado, que nos interpela”.

En este sentido, el Papa pidió también rezar “por los millones de refugiados internos que, como Jesús, María y José en la fuga a Egipto, viven cada día situaciones de miedo, incertidumbre e incomodidades”.