El Papa Francisco se reunió en la mañana del 20 de julio en visita sorpresa con niños y jóvenes que participan en el curso de verano que se está llevando a cabo en el Vaticano.

El encuentro del Santo Padre duró una hora, desde las 9:00 a.m. a las 10:00 a.m. aproximadamente, según informó la oficina de prensa de la Santa Sede.

El Papa Francisco visitó a los niños mientras desayunaban en el atrio del Aula Pablo VI y “después de haber pasado por las mesas, el Papa visitó los espacios para los juegos colocados en el Aula y se detuvo con los participantes”.

Después, el Santo Padre se sentó y conversó con los niños a quienes animó a hacer nuevos amigos: “Las personas que solamente saben divertirse solas son egoístas, para divertirse es necesario estar juntos, con los amigos”, dijo el Papa, según indicó la nota vaticana.

Antes de volver a la Casa Santa Marta, el Papa Francisco saludó individualmente a los animadores y les agradeció por su trabajo.

La Gobernación del Vaticano organizó este curso de verano para los hijos de los empleados vaticanos, iniciativa que es animada por la comunidad salesiana del Vaticano.

Debido a las medidas sanitarias causadas por el COVID-19, el curso de verano pudo acoger un máximo de 100 participantes divididos en tres diferentes grupos de edades: de 5 a 7 años; de 8 a 10 y de 11 a 14.

El curso de verano “Estate Ragazzi” tiene por tema “Felicidad y Bienaventuranzas”. Comenzó el 6 de julio y terminará el viernes 31 de este mes.

El programa de actividades está compuesto por tiempo fraterno, juegos, deportes y momentos de oración.

El director de la comunidad salesiana del Vaticano y capellán de la Gendarmería y los Museos Vaticanos, P. Franco Fontana, señaló a Vatican News que buscan que sea “una ocasión para redescubrir la belleza de la vida comunitaria, que es la experiencia del ser Iglesia, donde cada uno puede sentirse bienvenido y aprender a su vez a acoger a los otros”.