El papa Francisco saluda al jeque Ahmad el-Tayeb, gran imán de la mezquita y universidad Al-Azhar de Egipto, durante el Congreso de Líderes de Religiones Mundiales y Tradicionales en el Palacio de la Paz y la Reconciliación en Nur-Sultan, Kazajstán, el 14 de septiembre de 2022. (Foto CNS/Vatican Media).
El papa Francisco saluda al jeque Ahmad el-Tayeb, gran imán de la mezquita y universidad Al-Azhar de Egipto, durante el Congreso de Líderes de Religiones Mundiales y Tradicionales en el Palacio de la Paz y la Reconciliación en Nur-Sultan, Kazajstán, el 14 de septiembre de 2022. (Foto CNS/Vatican Media).

NUR-SULTAN, Kazajstán (CNS) — Mientras la guerra, la violencia y el extremismo en países de todo el mundo amenazan la vida de innumerables hombres, mujeres y niños, las religiones deben superar las diferencias y ser ejemplos de paz y armonía, dijo el papa Francisco.

"Es hora de darse cuenta de que el fundamentalismo contamina y corrompe todos los credos; es hora de corazones abiertos y compasivos", dijo el papa el 14 de septiembre en la sesión plenaria del Congreso de Líderes de Religiones Mundiales y Tradicionales.

"Necesitamos que religión responda a la sed de paz mundial y la sed de lo infinito que habita en el corazón de cada hombre y mujer”, dijo.

En el segundo día de su visita a Kazajistán, el papa se dirigió a 80 líderes religiosos y cientos de delegados que participaron en la reunión interreligiosa del 14 al 15 de septiembre en el Palacio de la Independencia, un edificio de forma trapezoidal con vidrios azules en el corazón de Kazajistán. capital, Nur-Sultán.

El congreso, que se realiza cada tres años, fue una iniciativa del primer presidente de Kazajistán, Nursultan Nazarbayev, como una forma de promover el diálogo entre las religiones, indicó el sitio web del congreso. También tiene como objetivo evitar "el uso de los sentimientos religiosos de las personas para la escalada de conflictos y hostilidades".

Al llegar a la reunión, el papa tomó su lugar en una gran mesa redonda con los otros líderes y fue inmediatamente recibido por el jeque Ahmad el-Tayeb, gran imán de Al-Azhar en Egipto. Sonriendo, el papa lo abrazó cariñosamente.

El evento comenzó con un momento de oración en silencio.

Después de la sesión formal, el papa Francisco se reunió en privado con una docena de líderes, incluso el jeque, pero también con el obispo metropolitano Antonio de Volokolamsk, jefe de relaciones exteriores de la Iglesia Ortodoxa Rusa. El metropolitano ocupó el lugar del patriarca ruso Kirill de Moscú, que canceló su asistencia al congreso.

El metropolitano Anthony dijo a los periodistas que su reunión de 15 minutos con el papa fue "muy cordial" y que el papa le había pedido que transmitiera sus saludos al patriarca, a quien el papa esperaba para una reunión en Nur-Sultan. Muchos observadores vieron la retirada del patriarca del congreso como una protesta por la decisión del papa Francisco de no reunirse con el patriarca Kirill en Jerusalén en junio debido a la invasión rusa de Ucrania y al apoyo del patriarca Kirill a la guerra.

"Habíamos trabajado para preparar la segunda reunión (entre un papa y un patriarca, la primera fue en La Habana en 2016), y luego fue cancelada por el Vaticano", dijo el obispo metropolitano Anthony a los periodistas en el Palacio de la Independencia. "Veremos qué podemos hacer" para concertar una nueva reunión.

Cuando se le preguntó si el patriarca Kirill todavía estaba molesto por el comentario del papa Francisco en mayo a un periódico italiano de que "el patriarca no puede convertirse en monaguillo de Putin", el metropolitano dijo: "Puedo decir que fue algo muy inesperado, esta entrevista, y está claro que expresiones de este tipo no ayudan a la unidad de los cristianos".

En su discurso formal ante el congreso, el papa Francisco dijo que se necesita una "religiosidad auténtica" para luchar contra el fundamentalismo y el extremismo en la religión y para mostrarle al mundo que no tiene motivos para desconfiar o tener "desprecio por la religión como si fuera una fuerza desestabilizadora" en la sociedad moderna.

Kazajstán y otras naciones de la antigua Unión Soviética "están demasiado familiarizadas con el legado de décadas de ateísmo impuesto por el Estado: esa mentalidad opresiva y asfixiante por la que la mera mención de la palabra 'religión' fue recibida con un embarazoso silencio", dijo el papa.

La religión, dijo, "no es un problema, sino parte de la solución para una vida más armoniosa en la sociedad".

Centrándose en el tema de la reunión, que reflexionó sobre el papel de los líderes religiosos "en el desarrollo espiritual y social de la humanidad en el período posterior a la pandemia", el papa Francisco dijo que la pandemia de COVID-19 se encontraba entre varios desafíos que "nos llaman a todos - -y de manera especial las religiones- a una mayor unidad de propósito".

"COVID-19 nos puso a todos en el mismo barco", dijo. "Todos nos sentimos vulnerables, todos necesitábamos ayuda, ninguno completamente independiente, ninguno completamente autosuficiente".

Ahora, dijo, las religiones no deben derrochar "el sentido de la solidaridad" ni actuar como "si nada pasara".

En cambio, dijo el papa, los líderes religiosos deben enfrentar las necesidades urgentes del mundo y ser "promotores de la unidad en medio de los graves desafíos que corren el riesgo de dividir aún más a nuestra familia humana".

Con el mundo "plagado por el flagelo de la guerra, por un clima de hostilidad y confrontación, por la incapacidad de dar un paso atrás y tender la mano al otro", dijo, es hora de que las religiones se purifiquen del mal, en particular la "presunción de sentirse santurrón, sin necesidad de aprender nada de nadie".

"Liberémonos de aquellas nociones reduccionistas y destructivas que ofenden el nombre de Dios con asperezas, extremismos y formas de fundamentalismo, y lo profanan a través de la atrevida, el fanatismo y el terrorismo, desfigurando también la imagen del hombre", dijo.

"Y aprendamos también a avergonzarnos; sí, a experimentar esa sana vergüenza que nace de la piedad por el hombre que sufre, de la conmoción y del asombro por su condición, por su destino, del cual nos sentimos partícipes", dijo.