Servicio Catolico de Noticias
El Papa Francisco se sienta para tomarse una foto con un grupo de delegado de la reunión pre-sinodal de jóvenes en el Pontificio Colegio Internacional "Maria Mater Ecclesiae" en Roma. La reunión fue en preparación para el Sínodo de los Obispos sobre los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional programado para octubre en el Vaticano.
Servicio Catolico de Noticias
El Papa Francisco se sienta para tomarse una foto con un grupo de delegado de la reunión pre-sinodal de jóvenes en el Pontificio Colegio Internacional "Maria Mater Ecclesiae" en Roma. La reunión fue en preparación para el Sínodo de los Obispos sobre los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional programado para octubre en el Vaticano.

ROMA (CNS).- La Iglesia Católica necesita el entusiasmo, el atrevimiento y la esperanza de los jóvenes para que pueda predicar el Evangelio enérgicamente y responder a las preguntas que hombres y mujeres plantean hoy, el Papa Francisco dijo a unos 300 jóvenes adultos.

"Necesitamos reencontrar en el Señor la fuerza para recuperarnos de los fracasos, avanzar y fortalecer la confianza en el futuro" dijo el Papa el 19 de marzo durante una reunión de apertura para la preparación del Sínodo de los Obispos en octubre.

La mayoría de los jóvenes reunidos con el Papa en el Colegio Maria Mater Ecclesia de los Legionarios de Cristo en Roma fueron elegidos como delegados por las conferencias nacionales de obispos en sus países. Otros representaban una variedad de movimientos o ministerios católicos, incluso la vida religiosa. Pero el Vaticano también invitó a delegados de otras iglesias cristianas, otras religiones, incluido el islam, y jóvenes que se describen como no creyentes.

El Papa Francisco les dijo que ellos son los que pueden ayudar a la iglesia a combatir "la lógica de 'siempre se ha hecho así'", que describió como " un veneno dulce, porque te tranquiliza el alma y te deja como anestesiado".

La iglesia y sus miembros deben seguir saliendo, seguir preguntando qué pide Dios, a qué los llama y continuar buscando nuevas formas de responder, dijo el Papa.

Por supuesto, dijo, todos deben estar atentos a "las raíces" de la iglesia y preservar sus enseñanzas esenciales, pero también deben encontrar formas creativas de compartir esas enseñanzas y reflexionar sobre cómo el Evangelio responde a las preguntas de la gente de hoy.

El Papa Francisco escuchó a 10 de los jóvenes, que representaban a todas las regiones del mundo.

Uno de ellos fue Nick López, un ministro de la Universidad de Dallas y delegado elegido por la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos, quien se dirigió a la sesión de apertura con el Papa y se enfocó en las etapas de transición por la que pasan los jóvenes en camino a ser adultos: "Mover, elegir, experimentar, fallar, tener éxito, temer y esperar que los próximos pasos que demos sean los pasos que Dios nos está llamando a hacer".

Muchos jóvenes hoy, dijo, ya han decidido que la iglesia no es relevante para ellos. Pero todavía están buscando, y los miembros de la iglesia deberían salir a su encuentro y ayudarlos a ver que Cristo es la respuesta a muchas de sus preguntas, dijo.