Tras el paso del huracán Dorian en las Bahamas, el Consejo de Caballeros de Colón de Florida desarrolló una campaña de recaudación de fondos para ayudar a los afectados por el desastre natural.

“Estamos en contacto con el Arzobispo de Nassau, Mons. Patrick Pinder, vía mensaje de texto”, expresó Ronald Winn, quien es residente de Pensacola (Florida) y presidente estatal del “Programa de respuesta a desastres” de los Caballeros de Colón.

Desde el 1 de julio, los Caballeros de Colón han intensificado sus esfuerzos en este programa, a través del cual ponen su “fe en acción”. Por ese motivo, apenas Dorian aterrizó en las Bahamas, a unas 68 millas al este de la costa de West Palm Beach, se desplegaron las publicaciones en sus sitios web solicitando la ayuda.

De acuerdo con el diario oficial de la Arquidiócesis de Miami, “el Consejo de Caballeros de Colón de Florida ha tenido una relación de larga data con los Caballeros de las Bahamas, que se considera parte de la jurisdicción de Florida”.

“Entonces, cuando el huracán Dorian azotó las Bahamas, los textos entre el arzobispo y sus hermanos Caballeros en Florida fueron intercambiados de un lado a otro”, expresaron.

La acogida fue tal que en 24 horas la organización había logrado recaudar más de 100 mil dólares para comprar bienes en beneficio de los damnificados.

La organización se encuentra trabajando en coordinación con la Arquidiócesis de Nassau con sede en Providence Island. También se está unificando esfuerzos con organizaciones como Catholic Charities, Crossroads Alliance, Aerobridge y Angel Flight para llevar ayuda a las diferentes islas de las Bahamas.

“Hablamos con el arzobispo dos o tres veces al día. Nos ha dado una lista de lo que necesita. Estamos trabajando en el transporte de los artículos. No estamos sin recursos”, expresó Winn.

El encargado del programa también dijo que las “cosas cambian día a día”, y que es un desafío enviar ayuda frente a inconvenientes producto del desastre, como caminos inseguros y en mal estado.

Según la Arquidiócesis, cuando empezó la temporada de huracanes Mons. Patrick Pinder, quien es el miembro del Consejo de Caballeros de Colón n° 11755, alentó a los bahameños a prepararse.

“Este es un ejercicio anual para nosotros, pero no podemos enfatizar lo suficiente la importancia de estar preparados si un huracán toca tierra en nuestras costas o no. Nunca debemos arriesgarnos a ser atrapados sin preparación. Mientras nos preparamos, recemos para evitar los huracanes este año”, dijo.

Según el Gobierno de Bahamas, hay 50 fallecidos, más de 2.500 personas desaparecidas y unos 70.000 damnificados tras el paso de Dorian, considerado por los expertos como “uno de los huracanes más poderosos de la historia”, que produjo hasta 35 pulgadas de lluvia y ráfagas de hasta 220 millas por hora, “un monstruo para el que nadie estaba preparado lo suficiente”.

El programa en Florida

La idea surgió de parte de los Caballeros de Colón de Florida después que el huracán Harvey azotó Texas en 2017, como un plan de acción contra huracanes mientras se acercaba la temporada y se iniciaba el “Programa de respuesta a desastres”. Este se puso en marcha tras el huracán Michael en 2018.

Como parte del programa, los Caballeros locales están creando una base de datos de voluntarios, talentos y equipos que permitan brindar asistencia después de que los socorristas entren en acción. Las coordinaciones se realizan con las jurisdicciones y el liderazgo del consejo supremo.

El “Programa de respuesta a desastres” fue iniciado por el Consejo Supremo de los Caballeros de Colón, por lo cual se encuentra presente en todo Estados Unidos, y el cual permite que este se adapte a las necesidades de cada estado respecto al clima, condiciones y tipos de desastres que se presenten.

El programa que se viene desarrollando en Florida tiene como enfoque principal “la respuesta y el alivio de desastres por huracanes primero en el estado, pero también ayudar a otros en otras áreas que están en problemas”.