WASHINGTON (CNS) — Estados Unidos permanece en la incertidumbre sobre la elección presidencial dos días después las elecciones federales, mientras el conteo de votos continúa, mostrando al candidato demócrata Joe Biden adelante en los votos electorales.

Para las 7 de la mañana, el 4 de noviembre, los resultados proyectados por la agencia de noticias The Associated Press mostraban al candidato Biden con 227 votos electorales en comparación con los 213 del presidente republicano Donald Trump. Para ganar, se debe llegar a 270.

Los resultados en estados con substanciales votos electorales como Pensilvania, Michigan, Wisconsin permanecieron sin resolver ya que millones de votos faltan por contar. Sin embargo, esto no impidió a Trump declarar una victoria temprana y hacer comentarios sobre la participación de la Corte Suprema, lo que provocó protestas de republicanos y demócratas.

"Francamente ganamos esta elección", declaró el presidente a sus partidarios reunidos en la Casa Blanca en la madrugada del 4 de noviembre, y agregó que "iremos a la Corte Suprema, queremos que pare el conteo".

Pero hasta simpatizantes del presidente y miembros de su partido protestaron por los comentarios.

Los votos enviados por correo el día de las elecciones se aceptan en varios estados y muchos suelen contarse en las horas o días después de la elección, lo que confundió a muchos sobre los comentarios del presidente que no se explicaban cual posible batalla legal podría plantear.

"Hay que contar los votos que tenemos", dijo el republicano Chris Christie, ex gobernador de Nueva Jersey, quien ha apoyado a Trump con su campaña. "No estoy de acuerdo con lo que hizo esta noche".

Otro republicano, el congresista republicano Adam Kinzinger de Illinois, le dijo a Trump que se detuviera con las acusaciones.

"Detente. Solo detente. Los votos serán contados y ganarás o perderás. Y Estados Unidos aceptará eso. La paciencia es una virtud", le escribió en Twitter Kinzinger, haciendo referencia a un tuit del presidente que equivocadamente decía que su campana iba ganando, "pero están tratando de ROBAR las elecciones. Nunca les permitiremos hacerlo. ¡No se pueden emitir votos después de que se cierren las urnas!"

Biden pidió la calma.

"No me corresponde ni a mí ni a Donald Trump declarar quién ganó estas elecciones", dijo Biden a un grupo de sus partidarios reunidos en vehículos para mantener el distanciamiento social en Wilmington, Delaware. "Esa es la decisión del pueblo estadounidense".

Si bien muchos esperaban disturbios, muchas ciudades estadounidenses que habían sido protegidas con estructuras antes del día de las elecciones se mantuvieron sin incidentes de violencia. La mayor parte de la angustia se reservó para Twitter, donde la hermana benedictina Catherine Wybourne, del Reino Unido, quien usa el nombre de @Digitalnun, tuiteó temprano el día después de las elecciones:

"Una de las muchas cosas buenas de vivir en un monasterio: no tenemos que escuchar las incesantes actualizaciones de noticias sobre política. Si te sientes abrumado, desconéctate del ruido y sintoniza el silencio, donde te encuentres."