Un manifestante afuera del edificio de La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos en Brownsville, Texas, sostiene una pancarta para protestar contra los Protocolos de Protección al Migrante, o MPP, el 12 de enero de 2020. (Foto CNS/Go Nakamura, Reuters)
Un manifestante afuera del edificio de La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos en Brownsville, Texas, sostiene una pancarta para protestar contra los Protocolos de Protección al Migrante, o MPP, el 12 de enero de 2020. (Foto CNS/Go Nakamura, Reuters)

WASHINGTON (CNS) — Los jueces del más alto tribunal del país han acordado escuchar un caso que podría decidir el destino de una política de inmigración de la era Trump que los funcionarios de la administración Biden han estado tratando de terminar.

El 18 de febrero, la Corte Suprema de Estados Unidos informó que se realizará una audiencia para escuchar los argumentos sobre si el gobierno de Biden puede poner fin a los Protocolos de Protección al Migrante, o MPP, una política que exige a los que buscan asilo en Estados Unidos permanecer en México hasta que sus casos puedan ser escuchados en los tribunales de inmigración estadounidenses.

Esta política ha sido un dolor de cabeza para la administración, ya que el presidente Joe Biden prometió acabar con ella, pero resultó mucho más difícil hacerlo una vez que asumió el cargo. Tan pronto como asumió la presidencia en enero de 2021, Biden puso en pausa la política y luego trató de ponerle fin formalmente unos meses después, en junio.

Pero en agosto de ese año, un juez del Tribunal de Distrito de Estados Unidos para el Distrito Norte de Texas les dijo a los funcionarios de la administración que tenían que seguir cumpliendo con la política, argumentando que no la habían terminado correctamente.

La Corte Suprema rechazó una solicitud del gobierno de Biden para bloquear esa sentencia del Tribunal de Distrito mientras el gobierno presentaba una apelación ante la Corte de Apelaciones del 5º Circuito de Estados Unidos, con sede en Nueva Orleans. En diciembre, el tribunal de apelación confirmó la sentencia del tribunal inferior.

Los intentos posteriores de poner fin a la política han fracasado y parece que el alto tribunal será el árbitro definitivo cuando escuche los argumentos orales del caso, Biden contra Texas, en abril.

Los que apoyan la inmigración, incluyendo muchas organizaciones católicas, han arremetido contra el gobierno de Biden por no cumplir su palabra de poner fin a la política, también llamada "Quédate en México".

En diciembre, justo antes de que los funcionarios de la administración Biden reiniciarán el programa, un numeroso grupo de religiosas y personas que les apoyan se manifestaron frente a la Casa Blanca, gritando a pocos metros de la residencia del presidente que acabe con esta política.

El MPP se puso en marcha en serio en 2019 bajo la administración de Trump. Los opositores a la política dicen que los migrantes han sido puestos en peligro o asesinados al ser obligados a permanecer en peligrosas ciudades fronterizas, así como en condiciones de vida inseguras mientras esperan la audiencia.

Los funcionarios del gobierno de Biden dijeron que habían hecho algunas mejoras al MPP, pero muchos defensores de los inmigrantes no estaban convencidos.

El jefe del comité de migración de la Conferencia de Obispos Católicos de EE.UU., el obispo auxiliar Mario E. Dorsonville de Washington, dijo en diciembre que la mejor manera de avanzar era ponerle fin.

"Estamos profundamente consternados por la reimplementación del MPP", dijo el obispo Dorsonville en diciembre. "Desgraciadamente, los intentos de la administración (Biden) de hacer este programa 'más humano' —por muy bien intencionados que sean— no curarán sus fallas inherentes, ni aliviarán su inevitable costo en vidas humanas".

Los jueces podrían emitir una decisión en algún momento de junio o julio, antes del receso de verano.