Nuestra respuesta compasiva

"Al descubrir la destrucción de nuestra amada estatua del Buen Pastor, que ésta sea una oportunidad de oración compasiva y unidos reconstruyámosla y protejamos nuestra iglesia y familia parroquial". (Captura de pantalla del sitio web de la iglesia del Buen Pastor)
Nuestra respuesta compasiva "Al descubrir la destrucción de nuestra amada estatua del Buen Pastor, que ésta sea una oportunidad de oración compasiva y unidos reconstruyámosla y protejamos nuestra iglesia y familia parroquial". (Captura de pantalla del sitio web de la iglesia del Buen Pastor)

MIAMI (CNS) — La destrucción de una estatua de Cristo en una iglesia católica de la Arquidiócesis de Miami entristeció a la comunidad parroquial de la Iglesia del Buen Pastor y provocó que el arzobispo de Miami Thomas G. Wenski llamara a la policía para investigar el incidente como un crimen de odio.

El 15 de julio, la estatua en la Iglesia Católica Good Shepherd en el suroeste de Miami-Dade fue encontrada sin cabeza, fuera de su pedestal.

"Es demasiado pronto para llegar a una conclusión, pero hemos visto otras iglesias destrozadas en todo el país. 'Condenamos' totalmente esta acción. Invitamos a nuestra comunidad a orar por la paz", dijeron los funcionarios de la parroquia en un comunicado.

"La estatua, ubicada fuera de la iglesia, estaba en propiedad privada y sagrada", dijo Mary Ross Agosta, directora de comunicaciones de la Arquidiócesis de Miami. Ella le dijo a la filial local de Fox News, que el arzobispo Wenski, solicitó a los investigadores que consideren el vandalismo como "un crimen de odio".

El Departamento de Seguridad Nacional se encuentra entre las agencias investigando el caso.

Durante las últimas semanas, turbas, a nivel nacional han derrocado estatuas de figuras como San Junípero Serra, un sacerdote franciscano de España que fundó varias misiones en California.

Estatuas de personajes históricos, como Cristóbal Colón, el general Ulysses S. Grant y Frederick Douglass, también han sido derribadas y dañadas.

Recientemente, se ha visto una ola de ataques contra estatuas católicas, incluso uno desfigurando una estatua de María frente a la Catedral de Santa María en el centro de Colorado Springs, Colorado, el 15 de julio.

"Parece una etiqueta de graffiti más que cualquier otra cosa", dijo el padre David Price, rector de la catedral, a periodistas locales. "No estoy seguro de que haya sentido o significado detrás de esto".

En la Diócesis de Knoxville, Tennessee, el padre Manuel Pérez, pastor de la Iglesia Católica de San Esteban en Chattanooga, encontró una estatua de María en los terrenos de la parroquia derribada y decapitada. Informes de prensa dijeron que la estatua de 5 pies de altura valía $2,000. La cabeza de la estatua no se ha encontrado.

Como en el caso en la Florida, el Departamento de Seguridad Nacional está investigando el incidente en Knoxville como un posible delito de odio.

"Cada vez que sucede algo como esto es decepcionante y preocupante", dijo el portavoz diocesano de la Diócesis de Knoxville, Jim Wogan, en un comunicado. "No sabemos si esta fue la profanación selectiva de una estatua sagrada, o algún tipo de broma equivocada, pero duele".