Ciudadanos católicos de la ciudad de San Antonio, en Texas, Estados Unidos, improvisaron un homenaje póstumo en Quintana Road, el sitio donde fue hallado el lunes 27 de junio un camión que llevaba en el interior al menos 53 migrantes fallecidos y decenas de heridos.

La Televisión Católica de San Antonio (CTSA) compartió fotografías en la que se observa el pequeño memorial hecho con flores, cruces, velas, imágenes de Jesús, de la Virgen María y de los santos.

También había algunos letreros que decían: “ningún ser humano es ilegal”, “53 humanos, no migrantes”.

San Antonio, Texas, se encuentra a poco más de dos horas en automóvil de la frontera de Estados Unidos con México.

La muerte de los migrantes puede haber ocurrido a causa de la sofocación al interior del camión, donde no se encontró agua ni un sistema de aire acondicionado.

El lunes 27 de junio, pocos días después del inicio del verano en el hemisferio norte, San Antonio alcanzó una temperatura máxima de 39 grados Celsius.

El arzobispo de San Antonio, Mons. Gustavo García-Siller, celebró el jueves 30 de junio una misa conmemorativa en la Catedral de San Fernando para recordar a los 53 migrantes que perdieron la vida.

Mons. García-Siller, también pidió que todas las parroquias de la Arquidiócesis de San Antonio recuerden y oren por estas personas.