Servicio Católico de Noticias
"El gobierno federal se esfuerza por encontrar espacio para más de 13,000 niños migrantes detenidos, la población más numerosa, cuyos números aumentó más de cinco veces desde el año pasado". dice el informe.
Servicio Católico de Noticias
"El gobierno federal se esfuerza por encontrar espacio para más de 13,000 niños migrantes detenidos, la población más numerosa, cuyos números aumentó más de cinco veces desde el año pasado". dice el informe.

WASHINGTON (CNS).- Las Hermanas de la Misericordia de las Américas dijeron que están "indignadas y consternadas" por un informe reciente que documenta el traslado de niños migrantes a una ciudad de tiendas de campaña en Texas, y dijeron que lo que está sucediendo ahora no es nada comparado con el trauma e incertidumbre que las niñas y niños y sus familias experimentarán en los próximos años como resultado.

En una declaración del 3 de octubre, las hermanas dijeron que las fotos e informes de los centros de detención para niños son el ejemplo más reciente de cómo la administración de Trump ha continuado aumentando su enfoque agresivo para separar a las familias inmigrantes sin ofrecer remedio para responder a décadas de políticas, por parte de Estados Unidos, que han fallado y han producido condiciones que llevan a personas a huir por sus vidas. Las hermanas tienen su sede en Silver Spring, Maryland.

Un artículo publicado el 30 de septiembre por el periódico The New York Times dice que niños migrantes en refugios en varias partes del país fueron transportados durante la noche en las últimas semanas a una ciudad de tiendas de campaña en el desierto en Tornillo, Texas, a las afueras de El Paso. Cuando se publicó el reporte, 1,600 niños se encontraban en ese sitio y se esperaba que más llegaran, ya que se amplió para albergar a 3,800 personas y permanecerá abierto hasta por lo menos el fin de año.

El informe dice que los niños están alojados en tiendas de campaña en grupos de 20 y no van a la escuela ni tienen libros, y tienen acceso limitado a servicios legales, ya que "el gobierno federal se esfuerza por encontrar espacio para más de 13,000 niños migrantes detenidos, la población más numerosa, cuyos números aumentó más de cinco veces desde el año pasado".

Evelyn Stauffer, portavoz del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos (HHS), dijo en un comunicado al New York Times que "es común usar refugios" como los que se establecieron en bases militares en el pasado, y "la intención es usar estas instalaciones sólo el tiempo que sea necesario".

También dijo que la necesidad de tener que establecer la ciudad de tiendas refleja los problemas con el sistema de inmigración.

Stauffer dijo que las edades de los niños y los peligros que enfrentan durante el viaje cruzando la frontera "hacen que los niños extranjeros no acompañados sean vulnerables a la trata de personas, la explotación y el abuso", razón por la cual la agencia se une al presidente Donald Trump para "pedir al Congreso que reforme este sistema roto".

Stauffer dijo que el traslado de los niños a la ciudad de tiendas de campaña de Texas es temporal y principalmente para niños mayores que probablemente se colocarán con patrocinadores.

A mediados de septiembre, HHS, la agencia federal a cargo del cuidado de niños y adolescentes migrantes bajo custodia de los Estados Unidos, dijo que estaba preparando el campamento para alojar a un número creciente de niños centroamericanos que cruzan la frontera.

El campamento se estableció inicialmente en junio como un refugio temporal porque el espacio en otras instalaciones era escaso por razones causadas debido a la política de "tolerancia cero" de la administración de Trump, dirigida a inmigrantes que cruzan ilegalmente a los Estados Unidos, una situación que separó a unos 2,500 niños migrantes de sus padres.

El representante Joaquín Castro, demócrata de Texas, envió una carta el 2 de octubre al secretario de HHS, Alex Azar, preguntando qué se está haciendo para proteger a los niños en esta ciudad de tiendas de campaña y cuánto tiempo se espera que permanezcan allí. También preguntó si el gobierno planea abrir más instalaciones parecidas.

"Inspeccioné los campamentos (en Tornillo) en junio y puedo dar fe de que no es un lugar para que viva un niño", escribió el representante católico.

También pidió que a los niños se les encuentren hogares con patrocinadores tan pronto como sea posible, señalando que "los estudios muestran que estos refugios causan estrés a los niños, enfermedades prolongadas y pueden llevar a consecuencias físicas y mentales de largo tiempo".