“Seguimos atentos a los efectos del huracán Dorian a medida que se acerca a la costa de Estados Unidos, somos muy conscientes de la grave necesidad que enfrenta la comunidad en las Bahamas, tan devastada por esta catastrófica tormenta”, expresó este 4 de septiembre.

Asimismo, instó a orar por los afectados y a mostrar signos de solidaridad frente a la emergencia. “Oramos por todos los afectados e invitamos a los católicos y a todas las personas de buena voluntad a donar a Catholic Relief Services y Catholic Charities USA”.

El pasado lunes 2 de septiembre, el huracán Dorian golpeó el archipiélago de las Bahamas, donde ha dejado devastación, siete personas fallecidas y más de 60 mil damnificados. De acuerdo con el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHC), Dorian continúa avanzando hacia el norte con vientos de hasta 165 km/h e intensas lluvias.

El huracán Dorian es considerado el segundo huracán más violento que se ha registrado después de Allen en 1980, que alcanzó los 305 km/h.

Por su parte, durante el vuelo que lo llevaba a Maputo, capital de Mozambique, el Papa Francisco manifestó su cercanía con las víctimas de la catástrofe.

“Quisiera recordar a las víctimas del huracán en Bahamas. Pobre gente, ¿no? De repente pierde la casa, pierde todo, también la vida ¿no?”, comentó el Pontífice a los periodistas que lo acompañan.

“Cada uno en su corazón haga una oración por estos hermanos y hermanas que están sufriendo por este huracán en Bahamas”, pidió el Papa Francisco.

Del mismo modo, a través de su cuenta de Twitter, el Santo Padre invitó a unirse en oración por las víctimas de la catástrofe.

"Los invito, cada uno en su corazón, a orar por los hermanos y hermanas que han perdido la vida o están sufriendo a causa de los huracanes en las Bahamas”.