Isabela Guachiac, tía de Pascual Melvin Guachiac, de 13 años, quien murió el 27 de junio de 2022, cuando se asfixió mientras era contrabandeado en un semirremolque en San Antonio, llora durante el funeral de su sobrino en el pequeño pueblo de Tzucubal en Nahuala, Guatemala, el 16 de julio de 2022. El adolescente fue uno de los 53 migrantes encontrados muertos en el área de carga del camión. (Foto CNS/Sandra Sebastian, Reuters)
Isabela Guachiac, tía de Pascual Melvin Guachiac, de 13 años, quien murió el 27 de junio de 2022, cuando se asfixió mientras era contrabandeado en un semirremolque en San Antonio, llora durante el funeral de su sobrino en el pequeño pueblo de Tzucubal en Nahuala, Guatemala, el 16 de julio de 2022. El adolescente fue uno de los 53 migrantes encontrados muertos en el área de carga del camión. (Foto CNS/Sandra Sebastian, Reuters)

WASHINGTON (CNS) — Los obispos católicos de Texas instaron a una reforma migratoria, diciendo que es necesario evitar que lo que sucedió con 53 migrantes descubiertos muertos y moribundos dentro de un remolque el 27 de junio vuelva a suceder.

Recordando a otros que reflexionaran sobre el incidente, se centraron en defender lo sagrado de cada vida.

 En un video de YouTube publicado el 15 de julio, el cardenal Daniel N. DiNardo de Galveston-Houston, el obispo Michael F. Olson de Fort Worth y el arzobispo Gustavo García-Siller, MSpS de San Antonio, en nombre de la Conferencia Católica de Obispos Católicos de Texas, recordaron a los católicos “que nunca olviden el carácter sagrado de toda vida humana a la luz de todo esto”.

 

El cardenal DiNardo recordó el lamento del papa Francisco, la “cultura del descarte” contra la que advierte el pontífice, que lleva a la humanidad a descartar la creación de Dios, incluidas las personas.

 

“Esta pérdida de vidas sin sentido debería conmocionarnos y entristecernos, ya que todos somos hermanos y hermanas en Cristo”, dijo el cardenal DiNardo en el video.

 

“No podemos ignorar a los más vulnerables entre nosotros que a veces se convierten en víctimas de esta cultura del descarte, y quienes lo único que buscan es una vida mejor para ellos y sus familias”.

 

Elogió las almas de los hombres y mujeres que murieron cerca de San Antonio después de ser contrabandeados a los Estados Unidos en la parte de un semirremolque reservado para la carga, no para las personas. Viajaban sin aire acondicionado ni ventilación en temperaturas que superaban los 100 grados. No está claro cuánto tiempo habían estado dentro del remolque.

 

Las autoridades dijeron que el hombre identificado como el conductor del camión, Homero Zamorano Jr., huyó de la escena, dejando a los migrantes, que incluían menores de edad, muertos y moribundos. Ha sido detenido y acusado de contrabando de extranjeros que resultó en la muerte. Otros tres también han sido arrestados en relación con el incidente.

 

“La explotación de los pobres y en particular de los migrantes que huyen de situaciones dramáticas en busca de oportunidades y esperanza es particularmente grave", dijo el arzobispo García-Siller, MSpS, en el video.

 

Su abandono dentro del sofocante tractocamión “es uno de esos pecados que claman al cielo”, dijo, y agregó que es el tipo de pérdida que podría haberse evitado con leyes de inmigración de sentido común, que la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos y la Conferencia Católica de Obispos de Texas han apoyado durante décadas.

 

"Son hijos de Dios", dijo. "Son miembros de la familia de Dios, humanos, como todos nosotros, familias con sueños".

 

El obispo Olson dijo que “la falta de voluntad pasada de nuestra nación para abordar la inmigración ... nos ha llevado a un grave momento de polarización y crisis que amenaza la vida de los más vulnerables.

 

“Esta polarización ha endurecido muchos corazones, lo que resulta en apatía e indiferencia por el sufrimiento y la explotación de las mujeres y los niños vulnerables que son víctimas del tráfico de drogas y de los seres humanos", dijo.

 

“La luz de nuestra fe debe impulsarnos a preocuparnos y abordar las causas de estas injusticias como cristianos, como estadounidenses y como hombres y mujeres de buena voluntad", agregó.