En comunicado enviado a los sacerdotes del oeste de Oregon el 28 de febrero, la oficina para el Culto Divino de la Arquidiócesis de Portland recomienda el cambio de algunas prácticas durante los actos religiosos con el fin de evitar la transmisión de la gripe y/o resfriado.

Después de recibir llamadas de preocupación sobre la salud pública y siguiendo recomendaciones de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos, la Arquidiócesis de Portland recomienda a las parroquias abstenerse de distribuir la comunión con la Sangre de Cristo del cáliz, por lo pronto.

También sugiere que el rito de la paz debe eliminarse o hacerse evitando el contacto físico. De igual forma, el tomarse de las manos durante el rezo del Padre Nuestro, indica el comunicado.

“Debido al brote del Coronavirus, la oficina para el Culto Divino consultó con funcionarios de la oficina de Autoridad de Salud del Estado de Oregon sobre prácticas para la salud pública. El consenso científico nos dice que se pueden encontrar bacterias y los virus en la copa de comunión, sin embargo, el riesgo de transmisión del virus aun parece bajo. Aun así, al cesar la distribución de la Sagrada Comunión del cáliz, el riesgo de transmisión de la infección se reducirá significativamente”, agrega.

La comunicación de la arquidiócesis recomienda que estas medidas sean puestas en práctica por los ministros extraordinarios de la Sagrada Comunión y por quienes llevan la Comunión a los enfermos.

De igual manera, el comunicado recuerda que “están disculpados de ir a misa los que tienen alguna enfermedad, por respeto y preocupación con los demás parroquianos. Se recomienda que los católicos enfermos realicen la comunión espiritual durante su tiempo de enfermedad”.

Para leer el documento completo, pulse AQUI