Servicio Católico de Noticias
"Los recientes hechos en la Iglesia han centrado la atención de todos en la urgente necesidad de una respuesta clara de la Iglesia sobre el abuso sexual de menores”, expresó el Cardenal Séan O'Malley.
Servicio Católico de Noticias
"Los recientes hechos en la Iglesia han centrado la atención de todos en la urgente necesidad de una respuesta clara de la Iglesia sobre el abuso sexual de menores”, expresó el Cardenal Séan O'Malley.

BOSTON (ACI).- La Arquidiócesis de Boston anunció cambios en la forma en que procesará y responderá a las cartas dirigidas al Cardenal Séan O'Malley sobre asuntos relacionados con el abuso sexual.

Una declaración publicada en el sitio web arquidiocesano confirmó que, en el futuro, el propio Cardenal O'Malley se encargará de toda la correspondencia relacionada con su trabajo como Presidente de la Pontificia Comisión para la Protección de Menores o sobre abusos en general.

“Recientemente, el Cardenal ha revisado el protocolo para recibir correspondencia sobre los asuntos relacionados con la Comisión”.

“Ahora revisará personalmente todas las cartas que lleguen a su oficina relacionadas con la Comisión o estén relacionadas con abusos, incluso si abordan asuntos que están fuera de su autoridad. Se ha comprometido a remitir aquellas que requieren atención al Nuncio de los Estados Unidos y/o al Vaticano”, dijo el comunicado.

Anteriormente, las cartas dirigidas al Cardenal se filtraban a través de su secretario personal, el P. Robert Kickham, quien se había comprometido a responder en su nombre si la carta quedaba fuera de su competencia en la Comisión o la Arquidiócesis de Boston.

El proceso fue duramente criticado en julio de este año cuando se supo que un sacerdote, el P. Bonifacio Ramsey, envió una carta al Cardenal O'Malley en 2015, describiendo varios rumores y acusaciones que había escuchado sobre el Arzobispo Emérito de Washington, el ex cardenal Theodore McCarrick.

En ese momento, el P. Ramsey recibió una respuesta del P. Kickham, que agradeció a Ramsey por escribir, pero explicó que el asunto estaba fuera de las áreas de responsabilidad del Cardenal O'Malley y que no se tomarían más medidas.

Cuando el intercambio se hizo público, el Cardenal O'Malley confirmó en una declaración que nunca había visto personalmente aquella carta, y que había sido respondida “a nivel personal”.

La declaración arquidiocesana del domingo también incluyó una expresión de apoyo hacia el P. Kickham por parte del Cardenal O'Malley, llamándolo “un miembro esencial y valioso del staff senior del cardenal”.

La Arquidiócesis también explicó que el Arzobispo de Boston a menudo recibía correspondencia de personas que malinterpretaban su papel en la Comisión Pontificia para la Protección de Menores.

“Es importante entender cuál es el papel de la Comisión en relación con el tema del abuso sexual”, resaltó la declaración.

En ese contexto, se explicó que la Comisión era un órgano puramente consultivo, que no estaba facultado para investigar denuncias específicas de abusos ni para enjuiciar a los autores de abusos.

“Hay otros cuerpos en el Vaticano, como la Congregación para la Doctrina de la Fe o la Congregación para los Obispos, que revisan, investigan y juzgan los casos de abuso sexual. La Comisión es un panel asesor cuya misión es clara y se centra en tres áreas principales que deben ser compartidas ahora con todas las Conferencias Episcopales y laicos: Curación y Atención, Pautas y Educación”.

El Cardenal O'Malley es considerado como una de las voces más creíbles en la jerarquía eclesiástica sobre el tema del abuso sexual. Se le acredita la restauración de la confianza local, luego de los principales escándalos de abuso tanto en Boston como en la Diócesis de Palm Beach, a la que previamente dirigió.

El cambio de política ocurre en medio de varios escándalos de abuso sexual en la Iglesia en los Estados Unidos, incluida la renuncia del ex cardenal Theodore McCarrick y la publicación del informe del gran jurado de Pensilvania sobre el abuso sexual en varias diócesis del mismo estado.

El 10 de agosto, el Cardenal O'Malley anunció una investigación independiente sobre los “estándares morales” en el Seminario de San Juan en la Arquidiócesis de Boston, suspendiendo al rector en el proceso. Ese anuncio siguió a acusaciones de acoso sexual y mala conducta hechas por antiguos seminaristas.

El Cardenal O'Malley estará en Roma con el Cardenal Daniel DiNardo, presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos, para reunirse con el Papa Francisco y conversar sobre la crisis de abuso sexual en la Iglesia en los Estados Unidos.