En la cima del Montemaría, en Filipinas, se encuentra la imagen más grande de la Virgen María, una construcción de casi 100 metros que se logró terminar para la celebración de los 500 años de evangelización del país, a pesar de los obstáculos propios de la pandemia.

El monumento dedicado a la Madre de Dios se encuentra en Montemaría, un centro de peregrinación ubicado en la provincia de Batangas, y que se construyó como un “símbolo de unidad y paz en Asia y el mundo entero”.

En su página web, el centro de peregrinaje Montemaría indicó que la estatua, que lleva el nombre de “Madre de toda Asia —Torre de la Paz”, mide 98.15 metros de alto, desde el suelo hasta la cruz que se encuentra en la parte superior de la corona de la Virgen.

El monumento ha superado en tamaño al Cristo Redentor en Río de Janeiro (Brasil), que mide 38 metros, y a la Estatua de la Libertad en Nueva York, de 93 metros de altura. Además, ocupa el noveno puesto entre las estatuas más altas del mundo.

“Su altura equivale a un edificio de 33 pisos, número que representa los años de vida de nuestro Señor Jesús en la tierra”, agregó el centro de peregrinación.

Además, la construcción es la única estatua habitable del mundo, con una superficie de 12 mil metros cuadrados. Aunque por el momento se encuentra cerrado por las restricciones contra la pandemia de coronavirus.

El monumento fue creado por el escultor filipino Eduardo de los Santos Castrillo, que comenzó a trabajar en el proyecto en 2008, y cuenta con una corona de 12 estrellas “que representan a los 12 apóstoles de Jesucristo”.

“La construcción de la Torre de la Paz comenzó en 2013 y se completó en 2021 justo a tiempo para la celebración del 500 aniversario de la evangelización de Filipinas”, que se conmemoró el 14 marzo, indicó Montemaría.