La cepa de un virus inusual está circulando en los Estados Unidos y podría ser la causa de severas infecciones presentadas en menores recientemente, según el último reporte del Centro para la Prevención y Control de Enfermedades.

Hay tres tipos diferentes de virus de influenza. A nivel nacional ,el virus B/Victoria es el más comúnmente encontrado. En los últimos años, la cepa A del virus se presentó en la etapa inicial y la B hacia el final de la temporada.

La actividad del virus para esta temporada comenzó desde julio del 2019. Usualmente, el inicio de la la influenza estacional sucede en octubre y se extiende hasta marzo o abril, explica el reporte.

El virus de influenza ha afectado duramente la región sur de los Estados Unidos, propagándose hacia el resto del país. El virus con la cepa B/Victoria no había estado presente en los Estados Unidos en los últimos 27 años, informa el reporte. El Centro para la Prevención y Control de Enfermedades recomienda tomar precauciones para evitar la propagación del virus.

El Servicio Católico de Noticias informó que, a nivel nacional, al menos tres diócesis implementarán cambios durante las prácticas litúrgicas para minimizar la propagación del virus mediante el contacto cercano entre los feligreses.

La diócesis de Portland, Maine, Allentown, Pensilvania y la arquidiócesis de Santa Fe, Nuevo México introducirán cambios durante las practicas litúrgicas en la celebración de la misa con el objetivo de minimizar la diseminación del virus de la influenza (gripe), según informó la agencia de noticias. Los cambios se harán efectivos a partir del fin de semana del 11 y 12 de enero

El protocolo por seguir en las arquidiócesis incluye solicitar a las personas enfermas abstenerse de asistir a la misa y quedarse en casa.

“Cuando las personas están enfermas, no es pecado dejar de asistir a misa los domingos y animar a las personas más vulnerables de mantenerse alejadas de largas aglomeraciones es una precaución adicional para mantener la buena salud”, afirma la diócesis de Portland, Maine en su protocolo.

Los cambios afectan el recibir la Sagrada Comunión y el saludo de paz en la misa.

Los líderes religiosos de las diócesis urgen a los feligreses recibir la Comunión en la mano. “Esto limitará el contacto con la saliva y el potencial de propagación del virus de la gripe”, afirma la directiva de la arquidiócesis de Santa Fe.

“Las personas que insisten en recibir la Eucaristía en la lengua, se les pide esperar hasta el final de la Sagrada Comunión para ser los últimos comulgantes y limitar así la posible transmisión del virus”.

Adicionalmente, los ministros extraordinarios de la Sagrada Comunión deberán lavarse las manos antes y después de la distribución de la Sagrada Comunión. Recomiendan utilizar un gel antibacteriano o toallas desinfectantes.

Las arquidiócesis manifiestan que instituyen estas directivas no para limitar su expresión de fe, sino más bien como un instrumento preventivo en contra de una enfermedad muy extendida y potencialmente mortal. Los líderes religiosos agradecen la cooperación de los feligreses e informarán oportunamente cuando se suspenderán estas medidas.