CIUDAD DEL VATICANO (CNS) — El papa Francisco aprobó "Peregrinos de la Esperanza" como lema para el Año Santo 2025.

El objetivo del lema es dar un sentido conciso del significado completo del camino hacia el jubileo, expresó el arzobispo Rino Fisichella a Vatican News el 13 de enero.

Las palabras "peregrinos" y "esperanza" también representan temas clave del pontificado del papa Francisco, indicó el arzobispo, presidente del Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización, que está a cargo de la planificación del Año Santo.

El arzobispo señaló que el Santo Padre había aprobado el lema el 3 de enero y que está esperando más instrucciones de su parte. Mientras tanto, el consejo ya está trabajando con las autoridades del Vaticano y de Italia para encontrar la mejor manera de recibir a un gran número de visitantes durante dicho año.

Tradicionalmente, en los años santos, las celebraciones comienzan cuando el papa abre la Puerta Santa de la Basílica de San Pedro en la víspera de Navidad y terminan con el sellado de la puerta un año después. Las puertas santas de San Juan de Letrán, San Pablo Extramuros, y Santa María la Mayor también están abiertas durante ese año.

Un año santo o jubileo es un tiempo de peregrinación, oración, arrepentimiento, y actos de misericordia, basado en la tradición del Antiguo Testamento de un año jubilar de descanso, perdón, y renovación. Los años santos también son un tiempo en el que los católicos visitan iglesias y santuarios designados, recitan oraciones especiales, se confiesan, y comulgan para recibir una indulgencia plenaria, que es una remisión del castigo temporal adeudado por los pecados de uno.

El papa Bonifacio VIII proclamó el primer Año Santo en 1300 y decretó que se celebrarían cada 100 años. Sin embargo, tan solo 50 años después, el papa Clemente VI proclamó otro año santo. El papa Urbano VI pensó que los años santos deberían celebrarse cada 33 años como un recordatorio del tiempo que vivió Jesús.

Finalmente, en 1470, el papa Pablo II estableció las celebraciones cada 25 años, lo cual ha sido la práctica desde entonces. Sin embargo, aniversarios especiales han requerido años santos especiales; por ejemplo, en 1933, para conmemorar el 1900 aniversario de la muerte y resurrección de Jesús y en 1983 para conmemorar el 1950 aniversario.

El papa Francisco, al ver la necesidad de enfatizar la misericordia de Dios y alentar a los católicos a volver al sacramento de la reconciliación, declaró un Año Extraordinario de la Misericordia, que se llevó a cabo en 2015-16.