Jeffrey Rentegrado lidera el rezo del rosario con otros miembros de Caballeros de Colón en Filipinas, junto a un retrato del fundador de los Caballeros, el Padre Michael J. McGivney, en 2019. El Papa Francisco aprobó un milagro atribuido a la intercesión del Padre McGivney, despejando el camino para su beatificación. (CNS Foto/Spirit Juice, cortesía de Caballeros de Colón)
Jeffrey Rentegrado lidera el rezo del rosario con otros miembros de Caballeros de Colón en Filipinas, junto a un retrato del fundador de los Caballeros, el Padre Michael J. McGivney, en 2019. El Papa Francisco aprobó un milagro atribuido a la intercesión del Padre McGivney, despejando el camino para su beatificación. (CNS Foto/Spirit Juice, cortesía de Caballeros de Colón)
"

"El padre McGivney ha inspirado a generaciones de hombres católicos a arremangarse la camisa y poner su fe en acción. Se adelantó décadas a su tiempo al dar a los laicos un papel importante dentro de la Iglesia.

" Carl A. Anderson, Caballero Supremo de los Caballeros de Colón

El Papa Francisco reconoció el milagro realizado por intercesión del padre Michael McGivney, sacerdote diocesano y fundador de la Orden de los Caballeros de Colón en Estados Unidos y que le valdrá la beatificación.

El Papa autorizó el reconocimiento del milagro del padre McGivney después de una reunión mantenida el pasado 26 de mayo con el Cardenal Angelo Becciu, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos. 

El sacerdote McGivney fundó la Orden de los Caballeros de Colón en 1882, y actualmente es la organización de servicio fraternal católico más grande del mundo, con casi 2 millones de miembros en más de 12 países.

Este sacerdote nació en Waterbury, Connecticut (Estados Unidos) en 1852, era el menor de 9 hermanos, hijo de inmigrantes irlandeses.

Se ordenó en Baltimore en el año 1877 y fue designado como vicario de la Parroquia Sant Mary en New Haven, Connecticut, en donde sirvió principalmente a la comunidad irlandesa-estadounidense e inmigrante.

En un clima anticatólico, el padre  McGivney fundó la Orden de los Caballeros de Colón para promover ayuda espiritual y también financiera a las familias que habían perdido el sostenimiento familiar.

En un comunicado de prensa de los Caballeros de Colón emitido hoy 27 de mayo, aseguraron que el milagro reconocido por el Papa Francisco realizado por intercesión del padre McGivney, estuvo relacionado con un niño que fue sanado en el útero de su madre que sufría una enfermedad potencialmente mortal en el año 2015.

La fecha de beatificación se publicará próximamente y tendrá lugar en Conectitut (Estados Unidos).

El Caballero Supremo Carl A. Anderson aseguró que “el padre McGivney ha inspirado a generaciones de hombres católicos a arremangarse la camisa y poner su fe en acción. Se adelantó décadas a su tiempo al dar a los laicos un papel importante dentro de la Iglesia ".

"Hoy, su espíritu continúa dando forma al extraordinario trabajo caritativo de los Caballeros mientras continúan sirviendo a los marginados de la sociedad mientras servía a viudas y huérfanos en la década de 1880", precisó Anderson.

Además destacó que “el padre McGivney también sigue siendo un modelo importante para los párrocos de todo el mundo y nos dejó un legado transformador de cooperación efectiva entre los laicos y el clero". 

La causa de santidad de McGivney se inauguró oficialmente en 1997 en la Arquidiócesis de Hartford, Connecticut. En 2008, el Papa Benedicto XVI declaró al sacerdote nacido en América como Venerable Siervo de Dios en reconocimiento de su vida de virtud heroica.

Después de su beatificación, la causa de McGivney requerirá otro milagro más antes de que pueda ser considerado para la canonización.

No sería el primer miembro de los Caballeros de Colón en ser canonizado. Un grupo de seis miembros mexicanos de la organización fueron martirizados durante la Guerra Cristera de 1926-29 y sus secuelas. Ellos son San Luis Batis, San Rodrigo Aguilar, San Miguel de la Mora, San Pedro de Jesús Maldonado, San José María Robles y San Mateo Correa. 

Publicado originalmente en CNA. Traducido y adaptado por Blanca Ruiz.