Líderes católicos y defensores participan en un “Día de acción católica por los niños inmigrantes”, el 18 de julio del 2019, cerca del capitolio de los Estados Unidos en Washington D.C., en protesta contra la administración Trump por el maltrato a los niños inmigrantes detenidos. El 26 de junio del 2020, una jueza federal de primera instancia del Distrito de California, ordenó liberar a los niños migrantes retenidos en los centros de detención migratoria durante la pandemia de Covid-19. (CNS Foto Tyler Orsburn).
Líderes católicos y defensores participan en un “Día de acción católica por los niños inmigrantes”, el 18 de julio del 2019, cerca del capitolio de los Estados Unidos en Washington D.C., en protesta contra la administración Trump por el maltrato a los niños inmigrantes detenidos. El 26 de junio del 2020, una jueza federal de primera instancia del Distrito de California, ordenó liberar a los niños migrantes retenidos en los centros de detención migratoria durante la pandemia de Covid-19. (CNS Foto Tyler Orsburn).

Una jueza federal ordenó el viernes la liberación de niños inmigrantes detenidos con sus padres en las cárceles de Inmigración de los Estados Unidos, al tiempo que criticó a la administración Trump por la prolongada detención de familias durante la pandemia del coronavirus Covid-19.

La orden de la jueza federal de primera instancia del distrito de California, Dolly Gee, aplica a todos los menores detenidos por más de veinte días en los tres centros familiares de detención en Texas y Pensilvania, operados por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas —ICE— por sus siglas en inglés.

La jueza citó el reciente contagio de coronavirus en dos de las tres instalaciones y estableció el 17 de julio como fecha límite para la liberación de los menores, los cuales deberán ser puestos en libertad junto a sus padres o ser entregados a un familiar patrocinador. 

“Los centros familiares de detención están en “llamas” y no hay tiempo para “medidas a medias”, dijo la jueza según informó la agencia de noticias AP.

La resolución judicial afirma que ICE tiene 124 menores retenidos en sus centros, los cuales operan de forma independiente del Departamento de Salud y Servicios Humanos para menores que viajan sin compañía de un adulto, los cuales a comienzos de junio tenían en su custodia cerca de mil menores.

El número de menores en ambos centros de reclusión ha disminuido significativamente desde el comienzo del gobierno de Trump debido a que Estados Unidos ha venido expulsando inmigrantes que intentan cruzar la frontera o los obliga a esperar la resolución de sus casos de inmigración en México.

La Jueza Gee supervisa el Acuerdo Flores, un antiguo acuerdo judicial que rige el trato que el gobierno estadounidense da a los niños migrantes y esta orden no aplica directamente a los padres detenidos con los menores. 

La orden judicial establece que ICE puede no dejar en libertad a los menores sino hay un patrocinador adecuado, si los padres renuncian a los derechos previstos en el acuerdo Flores o si hay una “falta previa inexplicada de aparecer ante una audiencia programada”. 

La mayoría de las familias se negaron a designar a un patrocinador para hacerse cargo de sus hijos al ser interrogadas el mes pasado de forma sorpresiva por las autoridades de ICE acerca de quién podría hacerse cargo de sus hijos si los adultos continuaran detenidos, según información divulgada por los abogados de algunas de las familias, informó la agencia AP. 

ICE señaló en ese entonces que realizaba “revisión de rutina para la libertad condicional de acuerdo con la ley” y con las ordenes anteriores a la de Gee.

Líderes católicos y organizaciones defensoras de los derechos de los inmigrantes, antes de la pandemia, consistentemente habían denunciado a la administración del gobierno de Trump por el trato inhumano que enfrentan los niños retenidos en los centros de detención migratoria. 

De igual manera se han pronunciado duramente frente a la política de separación de las familias.

Las organizaciones de derechos de los inmigrantes afirmaron que el ICE debería liberar a todas las familias de los centros de detención, especialmente porque el coronavirus Covid-19 se ha propagado rápidamente entre los detenidos. 

Dentro de la sentencia divulgada por la corte el jueves, el ICE informó que, al 25 de junio, 11 niños y padres de familia resultaron positivo en pruebas de Covid-19 en el centro de detención familiar de Karnes City, Texas. 

En el centro de detención localizado en la ciudad vecina Dilley, tres padres y niños, incluyendo un menor de dos años, fueron puestos en aislamiento esta semana, luego de que dos contratistas y un funcionario de ICE dieron positivo al virus.

La agencia de noticias AP, reportó que Amy Maldonado, abogada que trabaja con familias, manifestó que la jueza Gee “claramente reconoció que el gobierno no esta dispuesto a proteger la salud y seguridad de los niños, lo cual es su obligación”. 

“necesitan tomar una decisión sensata y liberar a los padres para que cuiden a sus hijos”, comentó sobre el gobierno. 

De acuerdo con el Centro de Control y Prevención de Enfermedades, la enfermedad respiratoria causada por el virus coronavirus Covid-19 causa síntomas leves y moderados en la mayoría de las personas, como fiebre y tos, que desaparecen en dos o tres semanas. 

Sin embargo, en algunos casos y en adultos mayores y personas con enfermedades preexistentes, puede causar afecciones más graves como neumonía e incluso la muerte. 

Según informaciones de prensa de ICE, más de 2.500 personas bajo su custodia, han dado positivo a Covid-19. 

La agencia manifestó que ha dejado en libertad a cerca de 900 consideradas con más alto riesgo de salud y reducido la población de sus centros de encarcelamiento para familias. 

patriciam@ocp.org