Las flores de colores intensos y alegres agregan un toque único al maquillaje de Catrina y reflejan la cultura y naturaleza mexicana, dijo Mayra. (Cortesía Mayra Hinojosa).
Las flores de colores intensos y alegres agregan un toque único al maquillaje de Catrina y reflejan la cultura y naturaleza mexicana, dijo Mayra. (Cortesía Mayra Hinojosa).

Cada vez con más frecuencia, cuando se acerca Halloween se observan personas disfrazadas y con un esqueleto pintado en el rostro”, dijo el padre Julio Torres, sacerdote vicario de la parroquia San Enrique, en Gresham.

 

“Muchas de estas personas, especialmente los jóvenes, asocian Halloween con el Día de los Muertos, pero estas dos festividades son muy diferentes y es primordial que la gente conozca el significado de nuestras tradiciones culturales”, añadió el prelado.

 

El padre Julio explicó que es muy importante rescatar las tradiciones y costumbres culturales mexicanas pues existe el riesgo de perderse.

 

Añadió que, según investigaciones realizadas por el Instituto de Antropología e Historia de México, “esto se debe, en gran medida, a la comercialización de estos días, que privilegia la suntuosidad, el glamour, la fastuosidad, aunque no sea tradicional. También, la entrada de la cultura anglosajona, con la fiesta de Halloween, va minando la existencia de estas tradiciones”, dijo.

 

El presbítero dijo que a medida que las comunidades entran en contacto con otras culturas, se produce el fenómeno de la aculturación y las tradiciones cambian o se transforman.

 

“De esta manera podemos ver que, en los altares, conviven esqueletos, brujas, calaveras, con las velas, imágenes religiosas, catrinas, flores y fotos de los difuntos”, dijo. “un ejemplo de esto es la calavera de azúcar” —un esqueleto de azúcar hecho en molde y decorado con glaseado, colores, escarcha y mucho más— “que se ha convertido en un elemento esencial en los altares del Día de los Muertos”.

 

Origen de La Catrina

 

“Para hablar de la Catrina, necesariamente debemos mencionar a José Guadalupe Posada y Diego Rivera; dos grandes personajes que hicieron famosa a nivel mundial “La calavera garbancera”, como fue llamada originalmente”, se lee en un documento en el sitio web de la Secretaría de Cultura del gobierno de México.

 

José Guadalupe Posada, nació en Aguascalientes en 1852. Desde su juventud exhibió facilidad innata para el dibujo y la caricatura. Trabajó en la prensa dirigida a los campesinos y siempre fue crítico de la desigualdad e injusticia social en la época del gobierno de Porfirio Díaz, quien fue presidente de México de 1876 a 1880 y desde 1884 hasta 1911.

 

Posada, mediante dibujos, ilustraciones y caricaturas, retrató las creencias y formas de vida cotidiana de los grupos populares, criticando el abuso del gobierno con sentido del humor y gran dramatismo.

 

Entre los años 1910-1913, de esa manera, crea “La Calavera Garbancera”, nombrada así en alusión a los productores de garbanzo o “Garbanceros” quienes negaban o se sentían avergonzados de su origen indígena y pretendían aparentar el estilo aristocrático de vida europeo.

 

En la época del ‘Porfiriato’, surge aquel personaje bien vestido y elegante, generalmente acompañado del brazo por una dama con las mismas características, llamado “Catrín”.

 

Se caricaturizaban a las clases más privilegiadas mediante dibujos de cráneos y esqueletos de manera burlona.

 

“La muerte es democrática, ya que, a fin de cuentas, güera, morena, rica o pobre, toda la gente acaba siendo calavera”, decía el pintor y caricaturista José Guadalupe Posada.

 

Esta crítica social fue reconocida por Diego Rivera después de la muerte de Posada.

 

A partir de ese momento, el famoso muralista Rivera acopla “La Calavera Garbancera”, vistiéndola elegantemente en “La Catrina” y la plasma en su obra “Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central”.

 

En el año 2010, la Catrina cumplió 100 años de haber sido creada por José Guadalupe Posada.

 

La idea de que la muerte se convierta en un sinsentido de las actividades mundanas proviene directamente de los Evangelios. Jesús cuenta la parábola del rico tonto que acumula cosechas enfocando su mirada en las cosas terrenales en lugar de desarrollar una relación con Dios. La parábola del hombre rico y Lázaro toca el punto desafiante de que, después de la muerte, a los pobres les puede ir mejor que a los ricos que han disfrutado en la tierra.

 

 

Maquillaje de Catrina, una opción artística.

 

La muerte genera tradiciones, costumbres e identidades y es así como calaveras, zombis y Catrinas se han convertido en maquillajes clásicos para disfrutar de Halloween.

 

Mayra Hinojosa, feligresa de la parroquia San Mateo, se desempeña desde hace siete años como artista de maquillaje facial.

 

“El maquillaje artístico en los últimos años ha tomado mucha fuerza, dijo Mayra. “Me siento feliz y orgullosa de ser embajadora de mi cultura”, añadió.

 

“La Catrina es uno de los maquillajes más populares y solicitados en Halloween”, manifestó.  

 

“La combinación de formas, colores, decoraciones y pedrería logra un efecto impactante, con tendencias inigualables en estilos y tonalidades que es muy bonito y llamativo”, dijo.

 

“Mis clientes generalmente son mujeres jóvenes entre los 15 y los 40. Un 70% son latinas y un 30% anglosajonas. Muchas de ellas desconocen el origen y significado de La Catrina”.

 

“Mientras las maquillo, respondo sus preguntas y me alegra tener la oportunidad de no solo transmitir la cultura sino ayudar a mantener viva la tradición”, dijo.

 

Mayra contó que aprendió a dominar la técnica del maquillaje profesional tomando máster clases de profesionales expertos de México como Pepe Gutiérrez, Vico Guadarrama y Josué Luquin.

 

Mayra sugirió que antes de comenzar con el maquillaje, es necesario tener el rostro complemente limpio, pues esto evita que se agriete.

 

Explicó que en algunas ocasiones sigue modelos específicos que le solicitan, pero muchas veces su creatividad viene por inspiración de su cultura.

 

“Vienen a mi pensamiento los paisajes y decoraciones de Michoacán”, dijo. “También me inspiran las flores, las plantas, la mariposa Monarca, entre otras”.

 

Para destacar el maquillaje, Mayra dijo que agrega piezas de pedrería y flores y agregó que obviamente no puede faltar la elegancia de la Catrina, para lo cual utiliza accesorios como coronas de flores o sombreros.

 

Mayra expresó sentirse agradecida con Dios por su talento y confía en seguir desarrollando su creatividad y continuar transmitiendo y representando orgullosamente su cultura.

 

patriciam@ocp.org