781/5000
Un miembro lesionado de los medios de comunicación es llevado a cabo durante un mitin contra el gobierno del presidente venezolano Nicolas Maduro en Caracas el 1 de mayo de 2019. Mientras las protestas contra el presidente venezolano Nicolas Maduro se desataban en todo el país, las fuerzas de la Guardia Nacional leales al asediado jefe de estado lanzaron gas lacrimógeno en los feligreses que asisten a misa en una parroquia local. (Foto CNS / Ueslei Marcelino, Reuters)
781/5000 Un miembro lesionado de los medios de comunicación es llevado a cabo durante un mitin contra el gobierno del presidente venezolano Nicolas Maduro en Caracas el 1 de mayo de 2019. Mientras las protestas contra el presidente venezolano Nicolas Maduro se desataban en todo el país, las fuerzas de la Guardia Nacional leales al asediado jefe de estado lanzaron gas lacrimógeno en los feligreses que asisten a misa en una parroquia local. (Foto CNS / Ueslei Marcelino, Reuters)
La Conferencia Episcopal de Venezuela (CEV) reiteró su preocupación por la grave crisis que vive el país, al tiempo que aseguró que se mantiene siempre “en defensa del pueblo”.

A través de un vídeo publicado en su cuenta oficial de Youtube, la CEV recordó que los obispos “han alzado sus voces para denunciar y rechazar las injusticias que día a día dañan a toda la nación así como también la ola de violencia que se ha desatado entre la población”.

“En medio de las duras situaciones que experimenta nuestro país y el alto riesgo que viven los ciudadanos en los últimos años, el episcopado venezolano se ha mantenido en defensa del pueblo ante los tantos acontecimientos que le hacen sufrir”, expresaron.

En las primeras escenas, se pueden ver la violencia producto de la represión militar del GNB (Guardia Nacional Bolivariana) y las protestas, actos que son rechazados por la Iglesia Católica en Venezuela.

Asimismo, el vídeo muestra la situación de hambre extrema a las que están sometidos. “Mira en la basura lo que botan, de aquí es que comemos”, dice una venezolana, mientras buscan y recogen de la basura algún “alimento”.

En un siguiente punto, la CEV reitera su compromiso de acompañar solidariamente al pueblo venezolano, en particular, a los más pobres y excluidos.

“La Iglesia nos presta bastante ayuda. Estoy agradecido con Dios primeramente, y por las personas que están encargadas de este trabajo que se hace aquí”, expresó un joven en la Casa de la Misericordia, el proyecto de Cáritas Venezuela que tiene como objetivo proporcionar acceso a la alimentación y a la salud a personas en situación vulnerable.

La precariedad de la situación trae como consecuencia que los ciudadanos venezolanos se provean de agua de pozos, estanques, etc., desconociendo si es agua potable o apta para el consumo humano. “Tenemos niños pequeños a quienes no tenemos ni una gota de agua que darles”, comenta una madre venezolana.

Una de las situaciones más críticas se da con los cortes de luz, donde pacientes y enfermos se ven afectados, e incluso, pierden la vida por la falla en los equipos médicos.

Frente a esta crisis, la Iglesia en Venezuela “anima y da esperanza a los ciudadanos, feligreses y a todos los hombres y mujeres de buena voluntad”.

“Uniendo esfuerzos para buscar una solución pacífica a la salida de los conflictos existentes. ¡Venezuela! ¡Vive y camina con Jesucristo, Señor de la historia!”, aseguraron los obispos.