Servicio Católico de Noticias
"Entiendo cuando los jóvenes se escandalizan por la hipocresía y la corrupción de la Iglesia, cuando se trata de abusos sexuales", reiteró a bordo del avión papal, el Papa Francisco.
Servicio Católico de Noticias
"Entiendo cuando los jóvenes se escandalizan por la hipocresía y la corrupción de la Iglesia, cuando se trata de abusos sexuales", reiteró a bordo del avión papal, el Papa Francisco.

VATICANO (ACI).- El Papa Francisco reiteró su condena a los abusos sexuales cometidos por miembros del clero y señaló que sobre esto “no se negocia”.

“En los últimos tiempos he recibido muchas, pero muchas condenas de la Congregación para la Doctrina de la Fe y he dicho ‘adelante, adelante’. Nunca he firmado, después de una condena, un pedido de gracia. Sobre esto no se negocia, no hay negociado”, afirmó el Pontífice este 25 de septiembre tras concluir su visita a los países bálticos.

Durante su intervención, también recordó el encuentro ecuménico con los jóvenes en la iglesia luterana de Tallin (Estonia), y aseguró que los entiende cuando se “escandalizan” por “la hipocresía” y los distintos “actos de corrupción” al interior de la Iglesia, especialmente, cuando se trata de abusos sexuales.

“Entiendo que los jóvenes se escandalizan con esta corrupción tan grande. Saben que está en todo lugar, pero en la Iglesia es más escandaloso porque deben llevar a los niños a Dios y no destruirlos”.

“Todos sabemos y conocemos las estadísticas, yo no las diré, pero si fuera solo un sacerdote el que abusa de un niño o una niña, esto es monstruoso porque ese hombre ha sido elegido por Dios para llevar al niño al cielo”, advirtió el Santo Padre.

El Papa reconoció que los jóvenes “buscan hacer su camino con la experiencia” y “piden ser escuchados”. “No quieren fórmulas fijas. No quieren un acompañamiento directivista”, señaló.

En otro momento mencionó los abusos sexuales cometidos por sacerdotes en Pensilvania, y aseguró que la Iglesia también ha trabajado para contrarrestar esta corrupción.

“En los primeros 70 años hubo muchos sacerdotes que cayeron en esta corrupción. Luego en un tiempo más reciente ha disminuido, porque la Iglesia se dio cuenta que debía luchar de otro modo”, indicó.