El icónico payaso “Cepillín”, Ricardo González, falleció el lunes ocho de marzo a los 75 años a causa de un paro cardiaco, pocos días después de que se le detectara cáncer en la columna vertebral.

González alcanzó la fama en la década de 1970, y en los años siguientes popularizó muchas canciones para niños, como “La feria de Cepillín” y “En un bosque de la China”.

El 2 de octubre de 2020, Cepillín cumplió cinco décadas de carrera artística.

Ricardo González fue hospitalizado a fines de febrero para someterlo a una operación en la columna vertebral. Durante el procedimiento detectaron que padecía cáncer.

Al participar en el II Congreso Eucarístico de la Arquidiócesis de México, según recoge el semanario Desde la Fe, Cepillín compartió que alguna vez fue tentado para abandonar la fe católica.

En una ocasión, recordó entonces el “Payasito de la tele”, dialogando con miembros de una denominación cristiana “me dijeron: ‘Cristo te ama’, yo les dije: ‘Sí, me ama. Y la Virgen de Guadalupe también’”.

“La Virgen sabe bien que me he esforzado siempre por no tener taches [marcas negativas] en mi vida, sino más bien puras palomitas; nadie podrá decir nunca: ‘Cepillín me hizo esto, o se negó a tomarse una foto conmigo, o no quiso darme un autógrafo’”, señaló.

“Cuando se sientan tentados a irse a otra religión, hagan lo mismo que yo hice”, dijo.

 González compartió que de joven tuvo la inquietud por la vocación sacerdotal y lo consultó con su párroco: “Le dije al párroco que quería ser sacerdote, también le dije: ‘Sólo que yo soy bien travieso, y digo muchas maldiciones’. Entonces el padre me dijo: ‘Ricardo, tú vas a servir mucho a Dios, pero puedes hacerlo como cura o como laico’. Y ese fue el inicio de ‘Cepillín’”.