La foto viral de un infante 'Marine' de Estados Unidos que consuela en sus brazos a un pequeño bebé en Afganistán deja una profunda lección cristiana, asegura un sacerdote.

El sacerdote español Juan Manuel Góngora, cuya “parroquia” tuitera suma ya más de 37 mil seguidores, dijo a ACI Prensa que “Dios se esconde en las cosas sencillas en contraposición al poder de este mundo con sus grandes manifestaciones de influencia y majestuosidad impostada”.

“En esta imagen podemos contemplar que Dios está en la sonrisa de un varón justo cumpliendo su deber y la de una criatura indefensa y confortada en sus brazos. En esta ocasión no irán camino a Egipto, pero escapan de la misma barbarie”, señaló.

El Cuerpo de Infantería de Marina de Estados Unidos compartió el 20 de agosto, a través de su cuenta oficial en Twitter, la foto de uno de sus miembros en Afganistán sosteniendo a un bebé en sus brazos, mientras esboza una amplia sonrisa. La publicación tiene más de 3,7 mil retuits, 556 tuits citados y más de 17 mil "me gusta".

“Un Marine asignado a la 24th MEU (24ª Unidad Expedicionaria de los Marine) consuela a un bebé durante una evacuación en el #HKIA (Aeropuerto Internacional Hamid Karzai), Kabul”, indicó.

“Los miembros del servicio y los socios de la coalición de Estados Unidos están asistiendo al Departamento de Estado con una operación de evacuación de no combatientes en Afganistán”, precisó el Cuerpo de Infantería de Marina.

En los últimos días, en medio de conmovedoras escenas de afganos intentando escapar de su país luego de que los talibanes retomaran el poder el 15 de agosto, han llamado poderosamente la atención cómo padres entregan a sus hijos a las fuerzas estadounidenses, confiando en que los pequeños podrán escapar así del terror de los extremistas islámicos.

Los “talibanes” o “estudiantes del islam” retomaron el poder de Afganistán por las armas el 15 de agosto, tras una ofensiva contra las fuerzas gubernamentales de apenas tres meses.

Tras tomar Kabul, la capital del país, los talibanes lo renombraron como el “Emirato Islámico de Afganistán”.

La última vez que este grupo extremista tuvo el poder pleno en Afganistán, en la década de 1990, impuso fuertes prohibiciones culturales y religiosas, al tiempo que restringió el acceso de mujeres al trabajo y las obligó a usar burkas, prendas que, en el mejor de los casos, permiten ver solamente los ojos de las mujeres.

De acuerdo a la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN), bajo el régimen talibán todos aquellos “que no abrazan las opiniones islamistas extremas de los talibanes están en peligro”.