Personas en Nogales, México, marchan durante la manifestación “Restaurar las protecciones para las Sagradas Familias: Acción Profética para #SaveAsylum”, el 25 de septiembre de 2021. (Foto CNS/cortesía de Ignatian Solidarity Network).
Personas en Nogales, México, marchan durante la manifestación “Restaurar las protecciones para las Sagradas Familias: Acción Profética para #SaveAsylum”, el 25 de septiembre de 2021. (Foto CNS/cortesía de Ignatian Solidarity Network).

Más de 200 personas se reunieron en ambos lados de la frontera entre Estados Unidos y México cerca de Nogales, Arizona, el 25 de septiembre, la víspera del Día Mundial de los Migrantes y Refugiados, para acompañar a 25 familias que buscan asilo en Estados Unidos.

La organización Kino Border Initiative, dirigida por jesuitas y que promueve políticas fronterizas y de inmigración afirmando la dignidad de la persona humana, está apoyando a las familias que huyen de la violencia en varias partes de América Latina.

"¡Presidente Biden, rescate nuestro asilo!" gritaron los manifestantes en inglés y español mientras se reunían cerca del muro fronterizo en una manifestación en la que varios migrantes compartieron sus testimonios.

Christopher Kerr, director ejecutivo de la Red de Solidaridad Ignaciana, de la cual forma parte la Iniciativa Fronteriza de Kino, dijo a Catholic News Service, desde el lado mexicano de la frontera, que los migrantes no estaban tratando de cruzar la frontera ilegalmente, sino que estaban tratando de ejercer su derecho legal al asilo.

"Necesitamos ser conscientes de que nuestro país no defiende el derecho legal al asilo", dijo Kerr.

"La gente se enfrenta un grave peligro en sus países de origen, en lugares como Guatemala, Honduras o México. No estamos defendiendo ese derecho: que se escuche su historia".

Durante la campaña de 2020, el presidente Joe Biden prometió revertir desde el primer día de su administración una política puesta en efecto por la administración Trump conocida como la política de Protocolos de Protección Migratoria, o "Quédate en México", que exige a personas buscando asilo que esperen su audiencia con las cortes, quedándose en México. También prometió parar el uso del Título 42.

El Título 42 es un mandato de la ley de salud pública de EE. UU. activada por la administración Trump que se está usando para expulsar a los migrantes en la frontera, con la excepción de menores, por preocupaciones de COVID-19.

Biden puso fin a la política de "Quédate en México" de inmediato, aunque la Corte Suprema de Estados Unidos ordenó recientemente a la administración restablecer esa política, lo que no ha hecho.

Pero bajo Biden, el Título 42 permanece vigente, a pesar de las críticas por continuarlo y una batalla judicial al respecto.

Una persona que habló durante la reunión fronteriza dijo que los migrantes presentes estaban vacunados contra COVID-19 y estaban dispuestos a someterse a una prueba para demostrarlo.

"El presidente Biden hizo campaña sobre cómo trataríamos a los solicitantes de asilo y otros inmigrantes".

"Es el primer presidente de Estados Unidos que habla sobre la situación de los migrantes y solicitantes de asilo en nuestra frontera. Sin embargo, mire dónde está esta política de Biden: no es diferente a la de la administración Trump durante cuatro años", dijo Kerr.

"El presidente Biden debe rendir cuentas de lo que prometió en su campaña, y debemos dar cuentas de cómo tratamos a alguien que llega a nuestra frontera, que busca seguridad por un peligro grave, de tortura y amenazas de violencia", dijo a CNS.

"Como católicos", agregó, "debemos ser la conciencia en nuestras comunidades, debemos ser la conciencia de nuestros funcionarios electos y debemos llevar la visión del Evangelio a los pasillos del Congreso".

Durante el evento, cada testimonio fue seguido por una letanía bilingüe, con el líder gritando "Respeten sus derechos" seguido por "¡El derecho al asilo!" repetido por la multitud.

Karla, quien solo usó su primer nombre, dijo que huyó de Guatemala con sus dos hijos después del asesinato de su esposo que sucedió porque la familia no podía pagar una tarifa de extorsión.

Incluso después de llegar a México, dijo, seguía enfrentando el peligro de que sus hijos fueran secuestrados o de que ella misma fuera agredida. Cuando fue a la frontera en Tijuana, México, en busca de asilo, dijo que los agentes de la Patrulla Fronteriza le negaron la entrada y la humillaron.

"Lloré junto con mis hijos, suplicando y pidiendo ayuda para pedir asilo. Mientras lloraba suplicándoles ayuda, ellos se reían de mí y de mis hijos", dijo en español, y agregó que tuvo una experiencia similar en dos otras ciudades fronterizas.

Andrés, un migrante del estado mexicano de Guerrero, dijo que algunos miembros del crimen organizado lo torturaron y humillaron, amenazando con matarlo a él y a su familia si no cooperaba.

"Mi casa estaba custodiada por esa gente. Decidí huir con mi familia porque no quiero que vivan con miedo de que les pase algo. Por eso ahora estamos solicitando asilo, porque quiero un futuro mejor para mis hijos", dijo.

Incluso en Nogales, sin embargo, Andrés, quien también usó solo su nombre de pila, y su familia todavía enfrentan inseguridad. Los migrantes no pueden encontrar trabajo porque son considerados "delincuentes", dijo, y también enfrentan extorsiones.

Lucía había estado esperando con su esposo y sus dos hijos durante dos meses. Señaló que hay otros migrantes que han estado esperando un año y medio a que Biden termine la lista de espera de asilo.

"El simple hecho de que el Título 42 todavía esté vigente muestra que Biden continúa con las mismas políticas racistas de la administración Trump", dijo en español. "Vemos que realmente no está interesado en restaurar el asilo, porque si ese fuera el caso, habría terminado con esta política y habría tomado medidas para restaurar el asilo".

Desde el lado mexicano de la frontera, el obispo Edward J. Weisenberger de Tucson, Arizona, ofreció una oración y bendición a todos.

Los participantes compararon la experiencia de los migrantes con la de los israelitas que enfrentan la persecución en Egipto.

"Dios de sabiduría, que le dio a Moisés las palabras que necesitaba para inspirar a su pueblo, incluso cuando él dudaba de sí mismo, calma las angustias de estas familias e inspira las palabras que necesitan en sus encuentros con funcionarios de Aduanas y Protección Fronteriza", dijo el obispo.

Los partidarios de ambos lados del muro fronterizo se dirigieron hacia el puerto de entrada de DeConcini en Nogales, Arizona, marchando en solidaridad con las 25 familias que solicitaron asilo. Kerr le dijo a CNS que a todos ellos no solo se les negó la entrada, sino que fueron completamente ignorados.

"Las familias solicitantes de asilo esperaban ser escuchadas hoy por CBP (Aduanas y Protección Fronteriza). La primera familia que fue al puerto de entrada con el obispo, no los reconocieron, ni siquiera respondieron, incluso cuando el obispo les hizo una solicitud verbalmente", dijo.

CBP "cerró el punto fronterizo", dijo, así como "la puerta de acero frente a la entrada peatonal al punto fronterizo".

"La puerta estaba cerrada. Era algo bíblico, en cierto modo", agregó Kerr, reflexionando sobre la historia de la Sagrada Familia que buscaba refugio antes de que naciera Jesús.