Misioneras de la caridad y 14 niños con discapacidad de un orfanato de Afganistán llegaron al aeropuerto de Roma (Italia).

Un sacerdote católico y cinco religiosas de la orden fundada por Madre Teresa llegaron en uno de los dos vuelos de evacuación que aterrizaron en Roma el pasado 25 de agosto, llevando a un total de 277 personas.

El presbítero Giovanni Scalese, superior de la Misión su iuris en Afganistán, también iba en ese vuelo. El sacerdote ha pasado 8 años en Kabul, celebrando la misa diaria para los residentes extranjeros en la ciudad, en la única iglesia católica de Afganistán, situada en el interior de la embajada de Italia. 

“Nunca habría vuelto a Italia sin estos niños. No podíamos dejarlos”,  aseguró el padre Scalese al diario italiano La Repubblica. 

Los niños tienen entre 6 y 29 años, eran residentes del orfanato fundado en el año 2006 por las Misioneras de la Caridad en Kabul, que se vieron forzadas a cerrar por la toma de la ciudad por parte de los talibán. 

La hermana Bhatti Shahnaz, una de las religiosas que llegó en el vuelo de evacuación, también trabajó con niños con discapacidad en Afganistán con la comunidad de las Hermanas de la Caridad de Santa Juana Antida Thouret. 

“Todavía 50 niños con discapacidad intelectual que cuidamos están allí”, aseguró con lágrimas en los ojos. 

El padre Matteo Sanavio, sacerdote de la ONG “Pro Bambini di Kabul”, estaba en el aeropuerto para recibir a quienes viajaban en este vuelo. 

“Al principio compartimos sonrisas debajo de nuestras mascarillas”, aseguró el clérigo Sanavio a Vatican News. 

“Pudimos abrazarnos y las primeras palabras que dijimos fue: “Alabado sea el Señor, porque ha hecho grandes cosas’”, dijo. 

Italia ha recibido a 2.659 afganos evacuados, un tercio de ellos aproximadamente son niños, según los datos facilitados por el Ministro de Defensa, Lorenzo Guerini. 

“Debemos agradecer al ejército italiano por su trabajo, dedicación, por todo.. Ellos consiguieron traer a las religiosas sanas, estas pequeñas semillas de caridad cristiana presentes en Afganistán, y sobre todo, debemos agradecerles por traer a estos niños de las Misioneras de la Caridad, que tienen discapacidades severas”, aseguró el padre Sanavio. 

El sacerdote afirmó que la asociación caritativa “Pro Bambini di Kabul” planea atender a las familias afganas que han sido evacuadas en Italia. 

“Nuestra misión inicial centrada en la atención a los niños continua”, afirmó. “Incluso si ellos ahora están en Italia, siguen siendo ‘niños de Kabul’”. 

El padre Scalese aseguró que espera volver a Afganistán para reanudar su misión, si las condiciones lo permiten. 

“Han sido unos años difíciles, y me doy cuenta de que sólo podía terminar de esta manera. Pero no soy demasiado pesimista. Afganistán podría encontrar su propia estabilidad. Esperemos a ver qué tipo de gobierno se forma”, dijo. 

El presbítero Sanavio también aseguró que la Santa Sede necesitaría evaluar la situación de la Iglesia Católica en Afganistán, tras la evacuación de los sacerdotes y religiosas del país. 

“Todas estas semillas de caridad pueden parecer para el ojo humano perdidas, pero si la semilla que cae al suelo no muere, no da fruto”, precisó. 

“Ahora lo que han sembrado los religiosos durante tantos años se han quedado allí y esperamos y rezamos para que de fruto”. 

Publicado originalmente en CNA, traducido y adaptado por Blanca Ruiz.